27/8/15

La escritora II



                - Buenos días Rosa. ¿Qué tal está tu abuelo?


                - Buenos días. Pues al final lo he tenido que dejar ingresado, no puede respirar bien, y le van a hacer unas pruebas.


                - Espero que se mejore pronto. Ponme lo de siempre, voy a sentarme.


                La chica de ojos marrones me miró con gratitud. Y con una sonrisa me fui a mi mesa a sentarme mientras en mi cabeza las ideas bullían. En las últimas semanas solo me había dedicado a bajar a desayunar y entablar conversaciones con mi camarera favorita.


                Había descubierto muchas cosas de ella. Era un poco tímida, así que al principio me costó entablar una conversación. Pero poco a poco y con paciencia, fui desengranando sus secretos. Aunque tampoco eran muchos. Es una chica corriente del montón. Se llama Rosa y vive con su abuelo que está enfermo. Me dijo lo que le pasaba, pero no le hice mucho caso. Es algo irrelevante para mi historia.


                Abro mi portátil y espero a que se encienda. Voy a tener que cambiarlo, porque tarda una eternidad. Mientras se carga me doy cuenta de que ahora es el momento perfecto. Mi chica está sola. Su abuelo no está y su apartamento estará vacío.


                Sé que no se llevará a sus amigas a su casa, todas están casadas y algunas ya se han internado en el maravilloso mundo de ser madres, con lo que no tienen mucho contacto. Ella como la amiga soltera, se ha quedado a un lado. Repudiada de la sociedad. Podría perfectamente ser la protagonista de alguna de mis novelas románticas. Le buscaría su príncipe y serían felices para siempre. Pero esta vez no.


                Tendría que comprar las cosas que me hacen falta. No puedo esperar mucho más. No sé hasta cuándo estará su abuelo en el hospital. Así que repaso la lista que tengo en mi ordenador y pienso en si me haría falta algo más.


                - Aquí tienes tu café. ¿Cómo va la novela?


                - Parece que ya le voy viendo la luz. Oye si quieres que me pase esta noche por tu casa y así te hago compañía. Podemos ver una peli o algo.


                - Sería estupendo. Ahora mismo te doy mi dirección.


                Mientras apunta sobre el papel, miro aquellos ojos llenos de esperanza, de esperanza por una nueva amistad en su vida. Y yo solo pienso en lo que voy a escribir.


                - ¿Sobre qué hora me paso? – Digo mientras leo el papel que me da. No me hace falta, porque ya sé dónde vive.


                 - Vente para las nueve, te haré algo rico para cenar.


                - Muy bien, entonces yo llevaré el vino.


                - Estupendo, pues luego nos vemos.


                Mi camarera se aleja en busca de otro cliente al que atender. Una sonrisa maligna se asoma a mi boca, entonces recuerdo  a esas rubias que ponían como malas en las películas antiguas. Y una frase de un niño de una de ellas que decía, que las malas siempre entornan los ojos. Así que lo hago. Me voy a convertir en una mala de película, o más bien en una mala de novela.

14 comentarios:

  1. Hola, María. Me encantó esta trama que has creado. Muy bien escrita, por cierto. Besitos. :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Espero que te siga gustando. Un besillo.

      Eliminar
  2. ¡¡Uoooooh!! ¡¡Uohhhh!!
    Así que... Tras nuestro querido Raúl, tenemos una Escritora Sin Nombre, con muuuuuchas ganas de plasmar en su Novela toda la Esencia del Crimen... ¡Me gusta! ¡No! Mejor dicho, ¡Me Encanta! #SeSabe ¡Y mucho!
    Además, me gusta ese ritmo rápido que le has dado a la Lectura, casi ansioso... Se notan las ganas de la Prota Malosa de querer Escribir esa Historia y de cazar Musas a su manera y modo.
    ¡Muy muy chulo! ¡Y con ganas de más!
    ¡Besazos Enormes, Guapiti! ;)

    PD: Yo también me he visto todas las Series de Crímenes... ¡Aiiix! ¿Has visto la de "Ley y Orden"? ¡Mola un puñao!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayyyy me encanta que te encante. La prota está deseando empezar a escribir la novela, y parece que la empezará pronto.
      No he visto esa serie, pero si me la recomiendas la añadiré a mi lista. A mi pareja no le gusta mucho ver series policiacas y las veo cuando él no está. Jejeje.
      Un besillo guapa.

      Eliminar
  3. Una brillante idea la de crear una escritora que desea realizar una novela sobre crímenes y experimentar antes lo que quiere tratar en sus letras. Aumenta la tensión, preparas la velada para el inicio de esta saga que espero nos inyecte una buena dosis de terror e intriga. Genial, María.
    Abrazo grande, Hermana de Letras. ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Pronto nos deparara más srpresas esta escritora, un poco obsesionada coon los asesinatos. Un besillo.

      Eliminar
  4. Y como un pulmón que empieza a llenarse de aire, los deseos maliciosos de la escritora empiezan a hacer que su alma se llene de maldad a punto de consumarse en esa cena y desemboque en esa sonrisa final. A ver qué depara la siguiente parte.

    Un saludo María.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esperaremos a la cena, a ver si es capaz de realizar su plan. Un abrazo.

      Eliminar
  5. Miedo me da a mí de esta novelista.
    Espero que no nos depare algún capitulo morboso.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, no puedo prometer nada. Ella tiene vida propia, a ver que se le ocurre. Un abrazo.

      Eliminar
  6. Perfecta la continuación María, ay que pasará en el siguiente capítulo, que será capaz de hacer la mala de la novela.
    Lo de entornar los ojos, buenísimo jajaja

    Besos ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no sabemos que es lo que hará. La verdad es que a mi también me tiene desconcertada. Un besillo.

      Eliminar
  7. Estupenda continuación, María, aunque has conseguido que la camarera me caiga bien y ahora temo por ella. Voy corriendo a leer el tercer capítulo, quiero saber qué tal va esa cena entre "amigas"...

    Un besillo grande!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, no sabemos lo que le pasará a la camarera, pero no auguro nada bueno. Un besillo.

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.