23/8/15

La búsqueda XVI


 SINOPSIS DE LOS PERSONAJES



HADAS:

DRÍADES: Hadas de la Tierra.

SALAMANDRAS: Hadas del Fuego.

ONDINAS: Hadas del Agua.

SILFOS: Hadas del Aire.


DRÍADES:

Arien: Reina de las Dríades. 


Eglantina: Maestra de las Dríades.



 Ellyon: Buscador de los Dríades.



Abatwa:Dríade desterrado.




SALAMANDRAS:

Nimue:  Reina de las Salamandras.

Leanan: Buscadora anterior.

Morrigu: Buscadora actual de las Salamandras.



ONDINAS:

Oonagh: Reina de las Ondinas.

Lorelei: Buscadora anterior y amor de Abatwa.



Licke: Buscadora actual de las Ondinas.




SILFOS:

Moira: Reina de los Silfos.

Edrielle: Buscadora de los Silfos.




 CAPÍTULO XVI

                Ellyon corría a través de la maleza. No se había dado cuenta hasta ahora de lo lejos que estaba la colina de la plaza. Cuando llegó no vio a ninguna de las reinas de las hadas. Algunas pequeñas hadas jugaban correteando de un lado para otro, imitando las luchas de los buscadores.

                Fue corriendo a la casa de Arien, esperando encontrarla allí. Abrió la puerta de golpe, sin llamar y se encontró a las cuatro reinas con las entrenadoras alrededor de la mesa. En ella había vasos de Tydún casi vacíos.


                Todas se volvieron hacia el Dríade.



                - Vaya, Ellyon como has mejorado. No puedo leer… - Eglantina se quedó a mitad de frase. Se dio cuenta de que algo pasaba.


                Arien se levantó seguida de todas las demás hadas. Se acercó a Ellyon. El Dríade entre la respiración entrecortada intentaba hablar, pero la garganta reseca no le dejaba pronunciar palabra alguna. Le dieron un vaso de agua. Se la bebió de un trago, dejando caer la que no le entraba de golpe.

                - Han venido los duendes. Nos atacan, quieren llevarse a Fénix.

                - ¿Vienen solos? – Nimue se acercó a Ellyon.

                - No, cuando me iba, pude ver a un ser más alto que ellos, parecía… no sé, yo creo que era una mujer.

                - Zelantina está aquí. Vamos, los buscadores necesitarán ayuda.  Moira y Oonagh reunid a todas las hadas de la ensenada. Esconded a los niños. Las demás iremos con Ellyon.

                Arien como anfitriona que era, ordenaba y organizaba a todas las demás reinas. Todas se pusieron en marcha. Ellyon notó como a pesar de sus avances, no podía estar a la altura de la reina. Ella avanzaba sin esfuerzo, parecía que volaba con cada zancada. Mientras él, se cansaba para poder seguir su ritmo.

                Cuando llegaron a la colina la escena que vio le sorprendió sobremanera. Cientos de duendes rodeaban a quien Arien había llamado Zelantina. Ella estaba sentada en una especie de trono siniestro que le ponía los pelos de punta. A su alrededor se reunían otros seres iguales a ella. Sus amigos buscadores estaban justo enfrente pegados a un árbol. Tenían una postura, irreal, como si estuvieran obligados.

                Arien se puso delante de aquellos seres e hizo una reverencia. El ser sentado en el trono sonrió con autosuficiencia. Ellyon no podía creer lo que estaba viendo, ¿por qué no luchaban? ¿Por qué se arrodillaba ante ese ser repugnante que quería atacarlos?

                - Bienvenida a nuestra ensenada, Zelantina, reina de los elfos oscuros.

                Nimue también hizo una reverencia, aunque Ellyon, pudo ver en su mirada algo de ironía.

                - Muchas gracias por vuestra hospitalidad. Creía que las hadas habían perdido sus buenos hábitos. – Mientras hablaba, Zelantina se levantaba de su trono y miraba con desprecio a los buscadores.

                - Si no es mucha molestia, ¿podrías liberar a nuestros buscadores?

                ¿Por qué seguía Arien siendo amable con esos seres? ¿Por qué no mandaba a luchar a todos? Ellyon se dio cuenta de repente que detrás de ellos estaban todas las hadas de la ensenada. No las había oído llegar. Y no se había dado cuenta de que eran tantas. Superaban con creces a los duendes.

                Zelantina no hizo ningún gesto, pero Ellyon pudo ver como a sus compañeros les cambiaba la cara.

                - Arien, ¿podríamos hablar en la intimidad? Solo las reinas deberíamos discutir ciertos temas.

                - Por supuesto, vamos a mi casa. Allí no hay nadie ahora. Como puedes ver, hemos salido todos a recibirte.

                Todas las reinas se fueron, pero antes Ellyon pudo ver un gesto leve de asentimiento de todas las entrenadoras. Algo pasaba y tendrían que estar alerta, aunque no pudieran comunicarse mentalmente, ¿o sí?       



 

6 comentarios:

  1. No sabes lo que me apasionan las historias entre hadas, elfos oscuros y compañía.¡Te seguiré la historia ansiosa! Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya sabes, si aú no has empezado, ahí tienes los enlaces para empezar desde el principio. Un besillo.

      Eliminar
  2. Que alegría, María, continuar las aventuras de este mundo de fantasía que ha ido creciendo tanto, son muchos seres y después de un buen tiempo sin saber sobre ellos he tenido que buscar algunos nombres en la muy acertada sinopsis de los personajes que realizaste y has vuelto a poner en este fantástico capítulo. Zelantina y sus duendes resultarán ser una gran adversidad en la búsqueda de nuestros amigos. Apasionante como de costumbre. Un abrazo enorme de Abatwa, Hermana de Letras. ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se masca la guerra. No creo que vengan en mucho son de paz. Estos duendes y elfos oscuros. Todos en busca de lo mismo pero con fines diferentes. Espero que tengáis buena búsqueda, Abatwa. Un besillo.

      Eliminar
  3. Intenso regreso de ''La búsqueda''. ¿Qué ocurrirá con este nuevo personaje? Se acerca una batalla entres seres mitológicos increíbles. Logras transmitir la tensión de esa escena, en la que las reinas de las hadas reciben a la reina de los elfos oscuros. Se respira una atmósfera a punto de romperse, y nos dejas ahí, con la incertidumbre de si se quebrará o no... A esperar el siguiente capítulo.
    Por cierto, la imagen es perfecta para este capítulo.
    Un abrazo, Compañera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. La verdad es que me costaba continuar, pero una vez que lo he hecho, las ideas me vienen a la cabeza con más facilidad.
      La foto la encontrá hace tiempo, lo escribí todo alrededor de esa imagen. Un abrazo.

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.