24/8/15

Amor olvidado



                Sábanas frías, cuerpos sudorosos entre sábanas frías. Movimientos robóticos en busca del placer, solo del placer. Enredos de piernas, de manos, de fluidos, sin más final que el mero placer.

               Un placer vacío, vacío completamente, que nos deja sin esperanzas de nada nuevo. Una ducha rápida para eliminar cualquier rastro de la mecánica. Una sonrisa forzada y un beso fugaz. Un buenas noches incómodo y cada uno mirando al infinito del otro lado de la cama.

                Espalda contra espalda. Ni un solo roce, un roce que hiciera temblar. Un roce que nos hace dar un salto para evitar tocarnos de nuevo.

                Una mañana antes de tiempo, el sol sale para dar calor a esas sábanas blancas, imposible. No hay sol que pueda derretir el témpano helado.

                Día lleno de rutinas, miradas no encontradas, besos rápidos sin roce entre labios. Caricias olvidadas, letras de canciones en el recuerdo, y nosotros en medio de todo eso. Día tras día, y noche tras noche la lujuria hace olvidar los deseos olvidados. El amor queda en un segundo plano. Total ¿Quién quiere hoy en día romanticismo?

                Leer poesía a la orilla de la playa.

                Caminitos de velas hasta un mar de pétalos de rosas.

                Música de fondo hasta al amanecer.

                Secretos confesados a la luz de las estrellas.

                Canciones susurradas al oído.

                Sorpresas de amor.
                

14 comentarios:

  1. Esa es la realidad, la has descrito tal y como suele pasar. Pero no hay que conformarse: En lugar de darle tu espalda, abrázale la suya, busca y encuentra su mirada, a veces el esfuerzo de uno hace que el otro reaccione. Soy muy positiva, lo sé! Un besito!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que sí, para tenerlo hay que buscarlo. Yo también soy positiva. Un besillo.

      Eliminar
  2. Cuanta razon hay en estas letras Maria, con lo bonito q es el romanticismo y que poco lo disfrutamos...!!!
    Besote :))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces menos de lo que deberíamos, pero la vida es así, rápida. Y si no la disfrutas, te das cuenta de que se te perdió por el camino. UN besillo.

      Eliminar
  3. Describes una situación envuelta en desamor total, como si fueran dos extraños. Buen poema.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente dos extraños en la misma cama. ¿Qué podría ser peor? UN abrazo.

      Eliminar
  4. Triste y nostálgico cuadro el que nos pintas, María, pero realista en muchos casos. Es el día a día para muchas parejas que han perdido la ilusión de una vida en común y la chispa del amor.

    Ainssss yo me quedo con las últimas líneas de tu relato, son mucho más optimistas!! Precioso, Hermana de Letras, me ha gustado mucho :)

    Besitos de media noche.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre hay que ponerle un punto optimista a la vida. Sin él estaríamos perdidos. Un besillo Hermana de Letras.

      Eliminar
  5. ¡Ay! ¡Yo me niego a olvidar el Romanticismo!
    Me has recordado a un Amigo, que suele decirme que, con el Tiempo, las Relaciones terminan así... Y yo... Yo me enfurruño, me niego a darle la razón, a creer que todo chispa puede ser sustituida por rutinas y sábanas frías...
    ¡Yo me quedo con las Sorpresas de Amor! #SeSabe
    ¡Besitines de Melón, María! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también me quedo con las Sorpresas del Amor. En toda relación hay buenos y malos momentos. Llegar a esto es por dejadez, y por supuesto hay que luchar por la relación para que no haya sábanas frías. UN besillo guapa.

      Eliminar
  6. Has logrado plasmar de manera efectiva y brillante el apagón de la llama de la pasión y el amor en una pareja. Como se tornan ajenos el uno para el otro, con la única premisa del placer vacuo. Genial, María.
    Abrazo, Hermana de Letras. ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Hermano de Letras. La rutina y el día a día puede acabar con cualqueir llama del amor. El truco es no dejar que se aposente. UN besillo.

      Eliminar
  7. La rutina en la pareja es la enemiga número uno del romanticismo, por eso debemos intentar no olvidar cuidarnos y sorprendernos en pareja, para que eso no nos haga también olvidar al amor.

    Besitos ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes toda la razón, sorprender a la pareja es lo mejor del mundo para preservar el amor. Un besillo.

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.