23/7/15

El niño de la capucha



                Corría por la casa de habitación en habitación. El calor era sofocante. Sudaba por todos los poros de mi piel. Aquel niño salido de la nada me perseguía lentamente. Él no tenía prisa, ni prisa, ni calor. Llevaba una sudadera negra con capucha. Fuera a la habitación que fuera, él siempre estaba allí. Me miraba con aquellos ojos inyectados en sangre. Y yo corría hacia otra habitación.



                Llegué a mi cuarto y me tumbé en la cama. Me tapé con la sábana hasta la cabeza a expensas del calor. Mi subconsciente volvió a la realidad. Solo era una pesadilla. Abrí los ojos. Y ahí de pie, junto a mi cara, estaba él. Mirándome con su capucha negra. Grité como una loca, grité y noté como me zarandeaban.


                - Cariño, has tenido una pesadilla.


                Mi marido me acariciaba el pelo para tranquilizarme. Encendí la luz. Ni rastro de aquel niño. ¿De verdad había sido un sueño? No estaba segura.


36 comentarios:

  1. Con estas calores que corren, un niño con sudadera y encapuchado da auténtico pavor. Una pesadilla para que te suden hasta los ojos. Estupendo microterror, María.
    Abrazo, Hermana de Letras. ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Hermano de letras. La verdad es que pensar en ponerme ahora una sudadera de esas me da más miedo que el niño. Un abrazo.

      Eliminar
  2. Como sea el marido que le está haciendo luz de gas..... Angustioso, María. Sobre todo el no saber si es sueño o realidad. Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca se sabe lo que hay detrás de un buen marido... Tu imaginación va más allá que la mía. Un abrazo.

      Eliminar
  3. Has sabido transmitir la angustia muy bien. Una pesadilla dentro de una pesadilla. Cuando cree que está soñando, resulta que no es así, y sigue viendo al niño encapuchado a pesar de las altas temperaturas que parecen reinar en la casa. Luego resulta, cuando empieza a gritar, que realmente era una pesadilla al despertar el marido. Un bucle asfixiante. Un abrazo, Compañera de Palabras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro haberlo podido transmitir, en realidad es una pesadilla mia, así que supongo que lo real es más fácil de describir para nosotros.
      Un abrazo Compañero de Palabras.

      Eliminar
  4. Estupendo relato María. La linea entre el sueño y la realidad es tan delgada que nunca sabemos realmente en que estado estamos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, ese momento de despertar y no saber,... creo que lo hemos vivido todos. Jejeje. Un besillo.

      Eliminar
  5. Muy muy bueno! Has transmitido su miedo perfectamente.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Me encanta haberlo conseguido. Un abrazo.

      Eliminar
  6. Muy bueno Maria, me hizo recordar alguna pesadilla que tengo a veces en la que me levanto varias veces y la pesadilla sigue, un día de estos les contaré. Me transmitiste toda esa angustia. Me gustó! Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, es un gran halago viniendo de ti, que siempre me aterrorizas con tus relatos. n abrazo.

      Eliminar
  7. De repente me pregunto si realmente existen mundos paralelos con sus respectivos "agujeros negros" y nos visitan pretendiendo interactuar con nosotros "seres vivos" y lo otro sin ser alarmista, puede ser un sueño pesadilla premonitorio...todavía el dia esta esplendido, voy a la playa...y los tiburones...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca se sabe... El misterio está aún por descubrir...

      Eliminar
  8. Escalofriante micro, María. Muy bueno. ¿Acaso la protagonista comenzará a soñar todas las noches lo mismo? Tal vez el sueño sea que tiene un marido que le acaricia el pelo hasta que se despierta.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, ay, ay lo que yo decía, vosotros, maestros del terror me superáis con vuestra imaginación terrorífica. Compito entre maestros. Un abrazo.

      Eliminar
  9. Aterrador relato, un excelente final que nos deja la duda de si todo fue real o sólo un sueño.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esperemos que simlpemente quedara en un mal sueño. Gracias Felipe. Un abrazo.

      Eliminar
  10. Vaya María, aquí me encuentro al fin, ya atrapado por tus palabras, perseguido por un niño encapuchado de mirada psicótica que parece no querer desaparecer sin dar con lo que busca.
    ¿Qué será?
    Ni me imagino como debe ser que él te abrace...
    Nos leemos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué alegría volver a tenerte entre mis letras!
      Un niño un poco terrorífico... esperemos que no le de por abrazarnos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  11. Esas pesadillas que no se sabe si son realidad o no. Asfixiante!!! Muy bueno.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí,esa primera sensación de despertarse y no saber donde estás es malísima. Un besillo.

      Eliminar
  12. Muy bueno María, da gana de salir corriendo también para que no nos pille. Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues todo el mundo a correr. Jijijiji. Un besillo.

      Eliminar
  13. El calor nos hace ver espejismos...Espero no tener uno de estos.
    Estupendo relato

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues con este calor no te lo garantizo. Muchas gracias. Un abrazo.

      Eliminar
  14. Ufff, no hay nada tan perturbador como que te persigan, terrible ¿pesadilla?.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. Lo veo... Lo veo... María... ¡Veo al Niño de la Capucha Negra! ¡Y no era un Niño! Sino... ¡El Marido! Que era un poco bajito y, si se encogía un poquitín, tenía altura de Hobbit ;P
    No... En serio, fuera de coña... Yo creo que era el Marido, que la quería volver Loca de Remate por algo... Y le inducía la Pesadilla, drogandola... Y... ¡Buah! ¡Sea como sea! ¡Odio esas Pesadillas Múltiples!
    ¡Besines Enormes, Guapiti! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola guapa. Me alegra tenerte otra vez por aquí. Ayyy el marido, pobre hombre que lo único que hace es dormir placidamente, jeje. Un besillo.

      Eliminar
  16. Saludos María, qué susto y que angustia. Y que incertidumbre no saber si fue sueño o realidad. Qué nervios!. Éxitos y bendiciones!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que lo peor es eso, no saber que es pesadilla y que es realidad. Un besillo.

      Eliminar
  17. Muy bueno María.
    Pensé que en vez de esconderte en las habitaciones ibas a perderte entre la gente de la calle para que no te encontrara, ja ja ja.
    Una pesadilla aterradora.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hubiera sido una buena solución, si se me llega a ocurrir antes... Un besillo.

      Eliminar
  18. Muy buen micro María.
    Das lugar en el final al lector para que lo termine como quiera.
    Magnifico.
    Beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Ricardo. La verdad es que abierto me gusta más. Así todo el mundo puede imaginarse el final que prefiera. Un abrazo.

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.