14/6/15

Un sueño cumplido




    Desde que vi aquel delorean, la idea me perseguía. La idea de viajar a través del tiempo. La idea de cambiar la historia, de poder viajar a lugares  eternos, visitar guerras, presenciar asesinatos, vivir en primera persona los grandes momentos. Todo eso me había obsesionado hasta que llegué a este momento. Aquí, sentado en mi sillón no paro de mirarme el reloj de mi muñeca.


     Lo conseguí, terminé mi máquina del tiempo, y no es un coche, es mi reloj de pulsera. Llevo dos días sentado aquí sin hacer otra cosa que decidir donde quiero viajar. Para que entendáis mi indecisión os contaré mi historia.



       Yo era un chico de dieciocho años que acababa de entrar en la Universidad. Mi coeficiente intelectual era muy alto, muy, muy alto.  Así que me pasaba el día encerrado entre libros. Me encantaba aprender cosas nuevas, los libros siempre han sido mi pasión y mi forma de conseguir nuevos conocimientos.


        Pero a pesar de estar loco por aprender, estaba completamente enamorado. Esperanza era la chica más guapa de todo el instituto, de todo mi barrio, y ahora de toda la Universidad. La más guapa para mí. Es verdad que existían esos bellezones rubios y morenos por todas partes. Pero Esperanza tenía la mejor sonrisa del mundo. Con ella iluminaba todas las estancias donde se encontraba. Para cualquiera que no supiera mirar, tenía unos ojos marrones comunes, para mí, su mirada te embriagaba cada vez que se posaba en ti. Era perfecta.


        El día que vi Regreso al futuro no dormí. Me pasé la noche dando vueltas en la cama. Quería probar a hacer una máquina del tiempo. Saber la verdad de primera mano. Al día siguiente llegué a la Universidad medio dormido y dándole vueltas a cómo podría inventar aquella máquina.


       Esperanza se acercó a mí.


      - Pero que mala cara traes hoy.


       - Es que no he dormido bien. – Recuerdo que ese día me molestó que se acercara a mí. En mi cabeza solo estaba aquel viaje, y cualquier intromisión me enfadaba.


      - Si quieres, algún día podemos quedar para estudiar. Y así me ayudas un poco.


      Recuerdo vagamente su sonrisa, y su cara de ilusión. No me di cuenta hasta ahora, 40 años más tarde.


      - Si, si, algún día, yo te llamo. – Su cara cambió por completo. Ya no sonreía. Yo me alejé pensando en mis cosas. Nunca la llamé.


       Y ahora me doy cuenta de que aquel fue el momento exacto en el que perdí mi vida.


      Así que ahora me encuentro delante de este reloj, pensando en volver a ese día, en el mismo momento en el que mi vida se acabó para cambiar las cosas. Si lo hacía, ¿Inventaría algún día este reloj para volver atrás? O ¿Jamás podría viajar en el tiempo?


      Mi vida había pasado en un segundo, delante de un sueño que se había convertido en realidad. Yo lo había hecho realidad. Y ahora que lo tenía delante, no sabía qué hacer con él.


22 comentarios:

  1. Qué bonito, María.
    A veces el tren sólo pasa una vez y no nos atrevemos a subir a él.
    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, a veces no nos damos cuenta de donde están nuestros verdaderos hasta qeu ya es demasiado tarde. Un besillo.

      Eliminar
  2. Un viaje en el tiempo introspectivo, emocional, a través del recuerdo y el desamor. Original, profundo y emotivo. Encanrador, María.
    ¡Abrazo, Compi de Letras!
    Pd: Soy fan de Regreso al Futuro, solo leer lo del Delorean al inicio ya me he flipado! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No busques "Encarnador" en el diccionario, quería decir "Encantador"... Jujujuju

      Eliminar
    2. A mi también me encanta Regreso al Futuro, es una de mis pelis favoritas de la época. Por eso, cuando vi de que iba el concurso, no pude evitar meterlo en mi relato.
      Un besillo encarnador.

      Eliminar
    3. ¡Ay perdón! Encantador, jejeje.
      Errores de esos cometemos todos. Las teclas del ordenador, queremos ir más rápido de lo que podemos, los correctores malditos,.. están en contra de la escritura.

      Eliminar
  3. Hay que vivir el presente, estoy de acuerdo. Los sueños que queden para la noche. Cada cosa a su tiempo.

    Muy bonito, María

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto, como suele decirse, lo hecho, hecho está. Un besillo.

      Eliminar
  4. Buen final para una historia emotiva.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Yolanda. Me alegro de que te guste.

      Eliminar
  5. En el fondo creo que no se arrepiente de haberse centrado en su verdadero sueño. No volverá al pasado para cambiarlo y arriesgarse a tener un futuro distinto. Ahora , tiene el tiempo en sus manos. Me ha gustado mucho, María. Bsos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, su sueño ha sido siempre vivir tiempos pasados en primera persona. Es difícil que lo cambie por sentirse solo. Besos.

      Eliminar
  6. Difícil disyuntiva tener que apostar por la posibilidad de un amor maravilloso o por el logro seguro de la ilusión de toda una vida. Yo no quisiera tener que verme en esa situación...

    Un relato estupendo, María. Me ha parecido muy original y ameno, además nos has puesto a todos a pensar :)

    Un abrazo grande y feliz lunes!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En realidad cambiar su sueño de toda la vida por algo que no ha vivido, una ilusión, un nuevo sueño... difícil decisión. Muchas gracias Julia. Un besillo y feliz semana.

      Eliminar
  7. Creo que hace bien en dudar. Conoce lo vivido y está más o menos conforme. Si regresa, perderá ese deseo de descubrimiento y perderá la máquina del tiempo. Me ha gustado mucho María, como todo lo que escribes. ¿Sabías que eres fabulosa? Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus halagos. No sé lo que hará el protagonista. Espero que al final no se arrepienta de su decisión. Un besillo.

      Eliminar
  8. ¡Estupendo relato! Te hace recapacitar acerca de esos momentos en la vida en la que pasamos por alto las cosas importantes. Una interesante decisión, por un lado la opción de volver y hacer los cambios que siempre quiso en su vida, pero esto le significaría renunciar a volver a viajar en el tiempo.
    ¿Qué decisión tomará? Supongo que sólo el tiempo lo dirá ;)
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, solo el tiempo lo dirá, es algo difícil de decidir, dos sueños completamente distintos. ¿Por cual se decantará? Un abrazo.

      Eliminar
  9. Muy bello cuento, María. Nos haces sentir la tristeza y la duda del protagonista, y recordar ciertas momentos de nuestras propias vidas.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues nada, todos a crearnos máquinas del tiempo. No debe de ser muy difícil. Me alegra haceros evocar parte de vuestras vidas. Un abrazo.

      Eliminar
  10. Hermoso relato. Quien no tiene algo por qué volver el tiempo atrás...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Mirna. Todos querríamos tener una máquina del tiempo. El día que la inventan se forran. Un abrazo.

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.