3/6/15

Seis meses

     Hoy hace seis meses que empecé este blog. Hace seis meses empecé con el objetivo de empezar a escribir de nuevo. De buscarme una rutina diaria. Por ahora voy cumpliendo, excepto un par de días que me han quedado sueltos por ahí. 

     En estos seis meses he conocido gente estupenda, escritores como yo que se buscan un huequito en esto de la literatura, en esto del intento de publicar, un reto difícil. He leído historias estupendas que se me han quedado grabadas en la retina. Historias entre otras, como La magia de la gramola, Precocidad manifiesta, El espejo, Feliz cumpleaños, Historias corrientes, La fábrica de sueños, El chico misterio, Ariel, La cena, La historia de Nena Blonde, Completa tu muñeca, Los entes... Y podría pasarme la vida entera contándoos todas las historias que me han cautivado, pero no acabaría nunca.



       He conocido a madres como yo que intentan sobrevivir en este difícil mundo de la educación y del bienestar de nuestros hijos, y todo esto gracias a la Comunidad de madresfera.

     He aprendido cosas nuevas de Internet gracias a gente como Raúl Miruri.


     He descubierto multitudes de Comunidades, algunas en las que me he quedado y otras en las que no he terminado de encajar y me he ido. Una de ellas me acogió para ser parte de ella, algo que me sorprendió gratamente. Se llama Relatos Extraordinarios y si queréis pasar un buen rato entre escritores, y participar en retos y concursos muy divertidos, os la recomiendo.


     Por supuesto, todo este blog no habría podido seguir adelante sin todos vosotros, sin todos los que me leéis y compartís mis relatos. Ya sean historias de mamás o relatos de escritor. A todos vosotros que pasáis por aquí y me comentáis, a todos los que os quedáis y a los que os vais. A todos vosotros muchísimas gracias.Gracias a esas casi 20.000 visitas que me habéis dedicado. Os habría ofrecido un café, pero aún no se ha inventado el café cibernético, o por lo menos yo no lo conozco.





     Y para todos vosotros os voy a escribir una pequeña historia en homenaje a algunas de las que he escrito en mi blog. Espero que os guste.



      La cena de los viernes se seguía celebrando todas las semanas. Habían pasado ya quince años desde aquella fatídica noche. Pero todo había sido perdonado. Las infidelidades habían quedado en un segundo plano. se ocultaban o no se hablaban de ellas. Pero eso no quería decir que no existieran. Ella misma se había vuelto loca pensando que su segundo marido había vuelto a las andadas con las chicas de la oficina. Pero todo se solucionó el día en el que recibió un mensaje. Su marido no quería perderla y ese mensaje fue crucial para apartar sus celos.

     Aquella mañana se levantó con una espesa niebla que lo envolvía todo. Lo que le dificultó el llevar al peque al cole. El coche no pasaba de 30, y el peque se ponía nervioso en el asiento de atrás. Lejos de perder los nervios, puso música, para que su niño se pusiera a cantar.


     Después de conseguir dejar al peque en el cole, e intentar no hablar con otras madres. Salió corriendo hasta el supermercado para terminar las últimas compras.


      Llegó a casa y preparó toda la comida, casi no tenía tiempo de nada. La tarde pasó rapidísima, y mientras se miraba en el espejo, con aquel vestido rojo, se acordó de cuando estaba embarazada, y de como aquel 23 de abril nació su pequeño. Se acordó de su padre que ya no estaba, y al que le habría encantado jugar con su nieto.


     Estaba tan absorta en sus pensamientos, que no vio llegar a su marido por detrás. La besó en el cuello y la abrazó. 


     - Me ducho y en un minuto estoy listo. 


     - No te preocupes, la cena se ha atrasado media hora. Casi todos estaban liados. Mar y Ana vienen de la playa, la parejita perfecta estarán dándole el pecho a su retoño, y supongo que Ricardo y Julia tardarán por su pequeña adolescente.


     Un ruido la alertó, parecía provenir de la pared.


     - Otra vez ese ruido, vamos a tener que llamar a los fumigadores.


     - No te preocupes mujer, que seguro que no es nada. Por cierto mi jefe me ha preguntado por ti. He estado a punto de decirle que se viniera.


     - Pues menos mal que no lo has hecho, ese hombre me da dolor de cabeza.


      Su marido se metió en la ducha, y ella aprovechó para contarle un cuento a su peque. Pero esa noche, estaba demasiado hablador. Sabía que venían visitas y no quería dormirse. Así que ella le habló de monstruos y de hadas. Y parecía que surgía efecto, hasta que el primer invitado tocó el timbre. Fue como un resorte, que hizo a su peque levantarse de la cama.


     Poco a poco los invitados fueron llegando, todos comentaban los titulares del periódico del día. Una niña había sido asesinada en un parque. Todos estaban conmovidos, tanto que se habían olvidado del asesino en serie que acechaba la ciudad.


    Sentados a la mesa volvió a sonar el timbre. Ya no esperaban a nadie más, así que el anfitrión fue a abrir. Delante de él se encontró a su ex mujer.


    - ¿Qué haces aquí?


    - ¿No me invitas a pasar a tu cena?


    - ¡Sal de aquí ahora mismo!


    - Te interesará ver esto. 


     Le dio un sobre y se marchó por donde había venido. Él lo miró y decidió no abrirlo. Prefería no saber. Se dio la vuelta y ahí estaba su mujer, con cara de susto. Él la abrazó y le dijo:


     - Nosotros tenemos Infinitos momentos. Te amo.


     - Solo yo.


     - Solo tú.






    


10 comentarios:

  1. Sigue escribiendo. Lo haces muy bien en el fondo y en la forma.

    ResponderEliminar
  2. Enhorabuena!!!!! Me alegra que tengas tanta ilusión y que las visitas aumenten, eso es que lo haces muy bien. Un besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Marigem. Esto no sería posible sin vosotros y sin el ánimo que me dais. Un besillo muy grande.

      Eliminar
  3. ¡¡Gracias a ti, María!! Por hacerme sentir siempre tanto todo lo que escribes, por hacerme soñar con La Búsqueda (Me la voy a leer del tirón este finde, que me faltan unos cuantos capis u.u) y por avisarme sobre lo peligrosos que son los Ojos Azules... Por hacerme llorar algunas veces al leerte y sonreír tontamente otras...
    Porque yo me quedé por estos Lares y, aunque no haya tenido todo el tiempo del Mundo, no pienso irme ;)
    ¡Y gracias por acordarte de mi Chico Misterio!
    ¡¡Besitos Enormes!! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayyy que cosas más bonitas me dices. Hacer sentir al lector, ya sea para llorar o reír, es lo mejor que nos puede pasar a los que escribimos. Ya sabiendo que me leeras este finde, a ver si me da tiempo a escribir otro capítulo antes de que llegue. Así tendrás más para leer, jejeje.
      Y por cierto, me acuerdo de muchos de tus relatos, pero he elegido uno de los que más me gustan. Me gustasn otros muchos, pero como ya he dicho, no acabaría de escribir nunca, jijiji.
      Un besillo de hada Morrigu Campanilla.

      Eliminar
  4. Feliz cumplemeses!!!
    Me ha gustado la historia mezclada con un poco de todo.
    Besillos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Flora. Quería hacer un pequeño homenaje a mis relatos, aunque se me han quedado muchos por el camino. Un besillo.

      Eliminar
  5. Muchas felicidades por este "medio aniversario", María :)

    Me ha gustado mucho tu entrada conmemorativa, siempre tan natural, tan sincera y tan agradecida como tú misma (historia resumen incluída, que te ha quedado genial).

    Yo espero y deseo poder seguir disfrutando de tus letras mucho tiempo más y que tu sueño de publicar se vea hecho realidad.

    Felices primeros seis meses de tu estupendo blog!!

    Un besillo enorme de jueves.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Julia. Todos los sueños pueden cumplirse de una manera u otra. ¿Qué hay de la vida sin un sueño por cumplir? Siempre tiene que haber un aliciente. Un besillo muy grande guapa.

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.