15/6/15

Mis genes bonitos

      Hoy estoy aquí para responder a algunas de las sugerencias que me habéis hecho. Hace un tiempo escribí una entrada que se titula Genes defectuosos. Y algunos de los que me leéis me propusisteis hacer otra hablando de mis genes más atractivos. Así que he decidido haceros caso, y aquí estoy.

    Empezaré por la parte física. Una de las partes de mi cuerpo que más me gusta es mi pelo. Tengo gran cantidad de él, y aunque siempre me quejo por ello, es algo que me llena de orgullo. Es un cabello fuerte, y aunque cada vez se torna más blanco, me encanta. Además es una de las partes de mi cuerpo en las que más poder ejerzo. Lo corto a lo chico, me lo dejo largo, degradado, en uve, me lo rizo, me lo aliso, me lo tinto, rubio, (a pesar de que en su día dije que jamás sería rubia), pelirrojo, rojo, castaño, negro... Sí, mi pelo es lo que más cambio de mí, y me encanta.


     Otro de los genes que adoro de mí, es que tengo poco pelo en las demás partes de mi cuerpo. Lo que me facilita la hora de la depilación. Mis piernas y mis brazos casi están exentas de ellos y eso, como sabéis, siempre es bonito en una mujer.


     Mi sonrisa también me gusta mucho. Tengo la capacidad de sonreír hasta en los momentos más duros. Y eso me encanta de mí, la sonrisa es uno de mis mejores genes, sí tuviera que quedarme con alguno, creo que sería este. Me encanta reír, creo que es lo mejor que existe en este mundo. Me rio de mi misma y de todo en general. Un apunte a esto. No me gusta reírme de las desgracias de los demás. Esos vídeos de bromas pesadas o de gente cayéndose no me hacen ni chispa de gracia. No sé si eso es una virtud o un defecto.


      Otro de los aspectos de mi cuerpo que me encantaba, pero que después de mis queridísimos partos ha cambiado. Es que siempre he tenido una barriga plana. Pero claro, eso pasó a la historia.


     Y algo que viene con ello, y a lo mejor está feo decirlo, es que me encanta mi culo. Si señores, lo he dicho, mi culo. No es plano, ni respingón, es un culo redondito. Y aunque desearía que fuera un pelín más pequeño, su forma me encanta.


     Bueno y ya está bien de lo físico, ahora me dedico a hablar de mis genes psicológicos. Que esto más bien no sé si son genes o formación del carácter o lo que sea. Pero hay muchas cosas de mi carácter que me encantan.


     Una de las cosas que más me gustan de mi es que soy una persona muy observadora. Y no observadora en plan sé lo que hay en una habitación, o sé que hoy llevas puesta la misma ropa que llevabas ayer. No, esas cosas no me interesan, así que no las guardo en mi memoria. Observadora en el sentido de saber el estado de ánimo de las personas a mi alrededor. Sé cuándo una persona está triste o le ha pasado algo aunque lleve una sonrisa dibujada en la cara. Conozco el comportamiento de los niños que juegan con mis hijas, conozco el carácter de mis hijas, y quien es la que ha empezado la pelea, incluso antes de que me lo digan.


     Otro de los aspectos de mi carácter que me gusta es que soy sincera, y aunque a veces esto me ha traído más problemas que ventajas, es verdad que no puedo evitar serlo. Por eso me gusta que los demás sean sinceros conmigo. Para mí es muy difícil perdonar una mentira. Y aunque finalmente la perdone, nunca la olvido. Algo que termina siendo muy perjudicial para mí, porque me lo quedo dentro hasta el fin de la eternidad.


     Soy fiel a mis amigos y a mi familia. Para mí son lo más importante de mi vida. Intento estar siempre ahí apoyándolos y siendo parte de sus vidas. Me encantan las reuniones con ellos, el problema es que con esta vida que llevamos, casi no tenemos tiempo de nada, con lo que por lo menos me conformo con hablar por teléfono.


      Y por último, pero no por ello menos importante, generalmente soy una persona feliz, me levanto feliz, no suelo levantarme gruñona. No me enfado casi nunca, e intento ver la vida con perspectiva. Porque la vida son dos días, y lo mejor que podemos hacer es vivirla al máximo y con una sonrisa en la boca.




9 comentarios:

  1. Hola, María! Chica, para no ser genetista has ilustrado maravillosamente tu genética. Me ha encantado el texto de tu post. Bss.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Para entender este, hay que leer el anterior. Jejeje. Un besillo.

      Eliminar
  2. Tienes unos genes fabulosos! Feliz, fiel, sincera... y encima con un buen culo! Jiji, genial María, me ha encantado. No pierdas nunca esa sonrisa :)
    Muchos besillos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Flora. Jajaja Un buen culo siempre es importante. Un besillo muy grande.

      Eliminar
  3. Me estáis poniendo nervioso las dos! jejejej. Cómo se me ha escapado a mí lo del culo, siendo un admirador nato y acérrimo de la belleza femenina. Anda, anda, jajaja. Besitos.

    ResponderEliminar
  4. Ya sabía yo que también tenías que tener un montón de genes estupendos!! Me ha gustado mucho leerte hablar "bien" de tí, porque sé que eres modesta y sincera. Sé que no lo vas a intentar, pero por si acaso yo te lo digo: no cambies nunca, María!! :)

    Un bonito post, me ha gustado mucho.

    Besillos, que tengas feliz martes!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Julia. Eres una de las que me animó a escribir la otra cara de la moneda. Soy muy crítica conmigo misma, pero también sé ver lo bueno que tengo. Aunque si te soy sincera, ahora que no nos oye nadie. Me cuesta un poquito más aceptar las críticas de los demás, aunque me encanta que me las hagan. Un poco contradictorio, ¿no crees?
      Un besillo guapa.

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.