24/6/15

La niebla XIII




                Raúl cerró la puerta. Miró a aquella mujer de arriba abajo. Le había destrozado la vida, su tranquilidad se había vuelto patas arriba. Imágenes inundaron su cabeza, tantas operaciones, tantas mujeres, tantos años. Y todo por ellas. Por sus hermanas, las únicas que lo querían, las únicas que de verdad pensaban en su bienestar. ¿O no?


               Ya no sabía que era lo mejor, no sabía que hacer, estaba harto de todo aquello, estaba harto de tanta muerte, tanta sangre, tanta reconstrucción.


                Y ahora estaba ella, aquella pequeña mujer pelirroja de nombre Isabel,… Isabel… Isabel… Sí, ahora lo recordaba todo. Isabel, rubia, risueña, el amor de su vida, su felicidad. Unas lágrimas asomaron a sus ojos. No las dejó salir del todo. La rabia se apoderó de él. Ellas tenían la culpa, ellas eran las que habían acabado con su felicidad. ¿O era ella? Su hermana llevaba tiempo muerta… ¿O no?             


                Las imágenes se agolpaban,  casi no podía distinguir lo que era real de lo que no lo era. Todo empezaba a cobrar sentido en su cabeza. Miró a aquella mujer que apenas conocía, aquella mujer que había sacado todo a la luz. Isabel.


                - Tus amigos van a llamar a la policía. Vamos, tenemos que irnos.


                Raúl encerró a la chica en su habitación. Esta vez cerró con llave. Se oían sus gritos amortiguados por la puerta cerrada.


                -¡Ellos no saben nada! ¡No van a venir! ¡Por favor, déjame ir, no diré nada!


                Raúl cogió el teléfono de ella, sacó la tarjeta, la destrozó y tiró el móvil al suelo unas cuantas veces, lo pisó con rabia, hasta que quedó completamente hecho añicos. Después cogió el suyo y llamó a sus hermanas.


                - Tenéis que venir, rápido.


                - ¿Qué pasa Raúl?


                - ¡He dicho que vengáis! ¡Tenemos que irnos!


                Colgó el teléfono antes de obtener respuesta y llamó al hospital para decir que se pedía una excedencia. Problemas familiares que necesitaban de su atención.


                Isabel daba vueltas por la habitación como un león enjaulado. No sabía que hacer. ¿Llamarían Pedro y María a la policía? ¿Podría salir de allí? Sentía que su vida estaba más en peligro que nunca. La cara de Raúl la desconcertaba, no sabía lo que pensaba, se sentía acorralado. Y una persona acorralada podía hacer cualquier cosa. 



12 comentarios:

  1. Vaya, qué casualidad, justo cuando comentaba el capítulo anterior, me encuentro con que subes la continuación: suerte la mía. Aunque bueno, este capítulo termina en un momento muy tenso y frenético, en lo que parece una recta final a contrarreloj que pone los nervios de punta. ¿Llegarán ''las hermanas'' antes que la policía a la que avisan Mar y Pedro? ¿Adónde irán ahora? ¿Logrará escapar antes Isabel de algún modo? Preguntas que aumentan la tensión. ¿Cómo acabará esta nublada locura? Toca esperar...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya queda menos. El final ya está casi escrito. Pornto descubriremos si Isabel se salva o no y que pasa con estos hermanos. Un abrazo.

      Eliminar
  2. Como siempre está genial!! Manteniendo la intriga!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Me alegro de seguir manteniendo la intriga. Un abrazo Mar.

      Eliminar
  3. A los que estamos enganchados a tu relato nos ha sabido a muuuuuuy poco, queremos más!! :)) Genial, María, has creado una gran tensión y justo en este punto no tengo ni idea de lo que puede pasar. Me ha encantado y espero ansiosa la continuación ;)

    Un besillo de miércoles!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pronto subiré próximas entregas. Queda muy poquito para el desenlace final. Un besillo muy grande guapa.

      Eliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay sin querer eliminé tu comentario. Cuando me meto con el móvil hago siempre una chapuza. Pronto acabará la intriga. Un secreto: solo quedan dos capítulos. Un besillo guapa.

      Eliminar
  5. ¿Solo quedan dos capítulos? ¡Que fuerte!
    Nuestro asesino de ojos azules está tan preso como Isabel, la hermana está de camino y pronto también la policia, esto no puede acabar bien... ¿O sí?
    Demasiada maldad, locura y crueldad en esa casa...
    Me entusiasma tu "Niebla" y todo lo que ocurre en ella... Llega el fin... Sea como sea, una experiencia de terror y suspense, GENIAL.
    ¡Abrazo, Compi! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, solo quedan dos capítulos, y menos mal que tengo psicólogos, médicos y policías a mi alrededor que me asesoran. Así le doy un poquito de credibilidad a esta historia. Jijiji. Un besillo.

      Eliminar
  6. Espera... ¿Acabo de leer que solo quedan dos capítulos? Perooooo... ¡¿Eto que é?! ¡¡Noooooooo!! Necesitaremos un Spin-Off o algo, porque vamos... ;(
    ¡¡Aiiiix!! Este Raúl me tiene más desconcertada... Esta vez sí que no sé por donde van los tiros... No sé... No sé... Por un lado, hay una parte que me dice: "Vale... Ojazos Azules ha reaccionado... Bien... Así que... ¿No optará por matar a su Hermana-s? Y fin de la Historia..." Aunque no sería un fin real, pues tendría que atar el cabo suelto de Isabel... Difícil de atar con sus Amigos a punto de llamar a la Poli...
    Y otra parte susurra: "Seguro que en cuanto lleguen su-s Hermana-s, se achanta, pierde todo ese "valor" que le da Isabel y al carajo todo..." Y es ahí cuando vuelvo al cabo suelto...
    ¡Solo tú tienes las respuestas a nuestras preguntas!
    ¡Besazos! ¡María! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay ay ay, no le des más al coco que al final aciertas y no te sorprenderé, jejeje. Ya está escrito el final, y la verdad es que me gusta más de lo que pensaba. Espero que os guste a vosotros también. Un besillo.

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.