8/6/15

La niebla X



     En la ciudad.

    
  Después de darse una ducha y de pensarlo mucho decidió ir a hablar con su amigo Pedro. No es que fuera policía, ni nada que se le pareciera, pero se le daba muy bien la tecnología, los ordenadores no guardaban secretos para él. Ella le decía que su talento estaba completamente desperdiciado en esa tienda de telefonía donde trabajaba.


       Así que se vistió y se dirigió a la tienda. Y ahí estaba él con su mejor sonrisa detrás del mostrador, discutiendo con una señora que llevaba un bolso Vuitton. “La peor especie”, siempre decía él, cuanto más dinero tienen peor te tratan. No le hizo falta acercarse para escuchar la conversación. La señora hablaba para todos los que estaban allí.


       - Le he dicho que quiero que me cambie el teléfono. Que está en garantía, y me lo tiene que cambiar.


      - Y yo le he dicho a usted, que el móvil se ha mojado, y eso no lo cubre la garantía. Pruebe a meterlo en arroz. A lo mejor se seca. – La tranquilidad de Pedro, hizo estallar a la mujer.


     - ¡Encima con cachondeitos! ¡Habrase visto la profesionalidad de esta gentuza sin estudios! Quiero ahora mismo hablar con su jefe.


     - Yo soy el que manda ahora mismo aquí. Mi jefe, no trabaja los sábados.

       La mujer enfurecida soltó un grito, Mar se tuvo que dar la vuelta para que no la viera reírse.


     - Quiero una hoja de reclamaciones.


    - Estupendo señora, está en todo su derecho de ponerla. Aquí tiene. Rellénela y no se olvide de llevar una copia a la oficina del consumidor.


      Mientras la señora indignada rellenaba la hoja de quejas, Pedro se acercó a su amiga y le dio dos besos.


     - ¡Qué estupenda sorpresa! Un sábado por aquí.


     La señora los miró con cara de odio, y salió de la tienda con su copia de la hoja de reclamaciones.


     - No me trae nada bueno. Necesito tu ayuda.


     - Nena me preocupas. Vaya cara me traes.


    - Es Isabel. Desapareció ayer y no la localizo. Mira el mensaje que me mandó.


     Pedro leyó el mensaje, lo hizo un par de veces, buscando algo entre aquellas letras.


    - Vamos a localizar el teléfono. – Dijo preocupado por su amiga, cuyo suspiro de alivio se oyó en toda la tienda.



     A las afueras.


     Después de ese largo y húmedo beso, él se apartó, sin soltarle la cara. Se miraron, sus ojos se unieron en una sola mirada, sus bocas a escasos centímetros pedían más. La incertidumbre de aquel momento no les dejaba continuar.


     Él se debatía entre sentimientos contradictorios. Un pasado, un futuro, felicidad, contacto humano, caricias que llevaba tiempo sin disfrutar. Ella se debatía entre la monstruosidad de aquel cuarto y la atracción que sentía por su captor. Lo amaba sin conocerlo, lo amaba a pesar de todo. Era como si estuvieran predestinados, como si fueran almas gemelas destinadas a cruzarse en todas sus vidas.  El terror vivido anteriormente la detuvo en sus pensamientos. Una imagen la descolocó.


    - ¿Qué hay detrás de la puerta rosa?


   La magia se rompió. Raúl le soltó la cara, aturdido se levantó de la cama y se pegó contra la pared. ¿Qué hacía allí? ¿Por qué la había llevado? ¿Acaso aquella mujer le había engañado? No era la mujer sin gracia que había visto en un principio. La indiferencia que sentía, había desaparecido. Ella no podía formar parte de ello. Tendría que dejarla ir, o matarla y enterrarla antes de que llegaran sus hermanas. Podría desbaratar todos sus planes llamando a la policía si la dejaba viva. ¿O no?


    - No creo que quieras saberlo de verdad.


    - Sí que quiero. Estoy preparada para que me lo enseñes. Querías que lo viera, ¿no es así?


     Isabel se levantó de la cama y le ofreció la mano. No sabía si quería verlo, pero sabía que su única salida era acercarse a él, darle todo lo que quisiera. Y no tenía mucho tiempo. Pronto volverían aquellas dos mujeres.


    Raúl titubeó, pero finalmente le dio la mano. Despacio se dirigió a la habitación detrás de la estantería. Cuando llegaron, ella intentó reprimir la repugnancia que en ese momento sentía. Se detuvieron delante de la puerta rosa, el cogió una llave y la abrió. Agarró a Isabel de la cintura y la hizo entrar.


    Ella entró vacilante, un grito de horror salió de su boca, un grito desgarrador que le rompió la garganta. Cayó al suelo sin conocimiento. Él la cogió en brazos y la sacó de allí. Sabía que no tenía que habérselo enseñado.



20 comentarios:

  1. No sé por qué me da que lo que hay tras la puerta rosa son los cadáveres de mujeres colgados como cerdos en un refrigerador industrial; a lo mejor soy demasiado macabro, pero tú nos das la oportunidad de imaginarnos lo que sea al dejar el capítulo justo en esa parte, muy inteligentemente, pues nos deja con una absoluta intriga.
    Por otro lado, también nos deja con intriga la parte de la ciudad, ¿descubrirán algo al investigar el móvil? Por cierto, muy bien introducido el personaje del amigo, y la mujer de la tienda.
    Otro abrazo, amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me has hecho rír con tu imagen de las mujeres colgadas como cerdos. ¿Será que yo también me he vuelto macabra? Me alegro dejarte con la intriga. Es lo que pretendo en este capítulo. Un abrazo Ricardo.

      Eliminar
  2. Casi me como las letras intentando llegar al final...
    Buenísimo, Maria!
    Yo, al igual que Ricardo, he visto muchas mujeres atadas y esperando que las rescanten...
    Me quedo esperando saber más.

    Un saludo.
    Alicia.-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta intrigaros. Esto está llegando a su fin, así que pronto sabremos todos que se esconde detrás de la puerta rosa. Un besillo.

      Eliminar
  3. He leído éste capítulo María y me ha fascinado, cuando regrese del trabajo me pondré con los anteriores, un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te haya gustado. Casi empiezas por el final, jajaja. Un besillo, y espero que te guste también lo anterior.

      Eliminar
  4. Chica lista Isabel: si tiene alguna posibilidad de salvarse es ganándose la confianza de su captor. Todos hacemos macabras conjeturas sobre lo que hay al otro lado de la puerta rosa, nos vas a matar de impaciencia!! jajajaa.

    Estupendo capítulo, espero ansiosa la continuación!!

    Un beso de lunes, María :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay ay ay, alguien ya se ha acercado, así que tendré que publicarlo pronto, no vaya a ser que se os fastidie el final. Un besillo guapa.

      Eliminar
  5. Los capítulos de "La Niebla" me suceden como un suspiro, un aliento de la Sra. Intriga en mi nuca. Eres mala, María, muy mala. Jajajajja... De buen rollito, pero que mala!!! Dame más!!! No nos dejes así!!!
    Genial, capítulo. Ya puestos, yo creo que tras la puerta rosa hay... No, no especularé... ¡¡¡CAPÍTULO XI, YAAA!!!
    ¡aBRAZO, cOMPI! ;) ..mira, por no quitar el "bloq mayús"...XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Juas juas juas. Me encanta ser mala. No te preocupes, pronto habrá nuevo capítulo. Pronto se sabrá que hacen con esas mujeres. Una pista: tened en cuenta que él sucumbe a los deseos de "sus hermanas". Un besillo.

      Eliminar
  6. Ayyyyyyyesa puerta!!!!!!!!! Hoy el capítulo se me ha psado volando, iba leyendo con ansia para saber más y ni me he enterado,jejeje. Un besito y como siempre, genial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de dejaros con la intriga, es lo que más me gusta de esta saga. Solo espero que el final os guste tanto como el resto. Un besillo.

      Eliminar
  7. Hola María. Te he dejado un regalo en el blog. ¿Lo coges? http://www.churumbelesymas.com/2015/06/premio-best-blog.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias guapa. Iré a por él enseguida. Besos.

      Eliminar
  8. ¡WoW! ¡WoW!
    ¡Qué peligro! ¡Qué Emoción! ¡Que todo!
    Raúl bajando la guardia, dejándose embriagar por Isabel... ¡Seguro que Ella también ha visto "Mentes Criminales"! ;P
    Coincido con el resto... ¡Este Capi se ha ido en un solo suspiro! ¡Se me ha hecho super rápido! u.u ¡Más! ¡Más! ¡Dame más!
    ¡Quiero ver los Cerdos-Mujeres de Ricardo! ¡Las Chicas disecadas en poses cual Barbies en exposición!
    Sea lo que sea... ¡No nos dejes con la intriga!
    ¡Besinessssss! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ay ay ay! ¡Qué imaginación tenemos todos! Seguro que si hago una encuesta de que hay detrás de la puerta rosa, encontramos algo muy original. La verdad es que ya tengo la idea fija de lo que hay, y he dado alguna pista durante las entregas. Espero que os guste.Besillos.

      Eliminar
  9. Si, se hace muy corto, es cierto jaja Pues yo creo que tiene una habitación llena de posters de Madonna y por eso grita. Que va, apuesto mas por una decoración al estilo Ed Gein, con vasos hechos con calaveras, lámparas hechas con las costillas y vértebras...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buenas opciones, como le he dicho a Campanilla, si juntara todo lo que cada uno ha imaginado, seguro que encuentro un gran final para esa puerta rosa. Me recuerda un poco al Un, dos, tres. Podría ser... Bueno ya queda poco para descubrirlo. Un besillo.

      Eliminar
  10. Horrorizan las escenas "Ella entró vacilante, un grito de horror salió de su boca, un grito desgarrador que le rompió la garganta", suerte que nuestra protagonista tiene amigos. Muy bueno ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los amigos son muy importantes. Aunque la protagonista no olvide lo que ha visto. Un besillo.

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.