23/6/15

La búsqueda XIII



                Aquella noche Morrigu y Fénix buscaron a Ellyon en su cama. Había sido un día duro y todos estaban cansados. En dos días partirían y aprovechaban cada segundo para avanzar en sus entrenamientos.


                - Ellyon, nuestro guía quiere conocerte un poco más, a ti y a los demás. Ven con nosotros a la plaza, ahora todos duermen y es el momento perfecto.


                Ellyon se levantó y siguió a la Salamandra. Cuando llegaron, Edrielle, Licke y Abatwa ya estaban allí. Ellyon pensó que siempre era el último en enterarse de las cosas. Nunca llegaba el primero a nada.


                - Necesitamos una conexión más fuerte entre nosotros, tenemos que saber en todo momento donde están los demás, que piensan, que hacen. Es fundamental para nuestro éxito. Fénix nos ayudará a conseguirlo.


                Morrigu hablaba con cierto sentido de responsabilidad, había dejado atrás toda la locura de la que presumía anteriormente. Ya no volaba a ciegas, ni luchaba hasta la extenuación. Parecía otra hada.


                Abatwa se acercó al ave y le acarició entre los dos ojos, donde tantas veces lo había hecho, donde sabía que le gustaría. Edrielle sonrió y se acercó a ellos. Todo el tiempo que había estado allí no se había acercado a ella, por respeto a Morrigu, para darle la oportunidad de conocerse mejor, de sentirse como lo que eran, un solo ser.


                Licke y Ellyon se mantuvieron juntos, juntos pero separados del ave. Aquella sensación de complicidad que estaban viviendo no parecía para ellos. Pero el ave se soltó de las caricias de las demás hadas y se acercó a ellos. Acercó el pico a la mano de Ellyon para que este se lo acariciara, y con un ala apresó a Licke, cuya risita contagiosa hizo sonreír a los demás.


                Todos se acercaron y el ave se dejó acariciar, se dejó mimar por todos sus pequeños seres. Ahora era un poco más pequeña que cuando la conocieron, pero aun así era bastante más grande que ellos. Se sentían felices, despreocupados. Por un momento se les olvidó la misión para la que estaban destinados.


                Y así abrazados todos al ave, tocándola, y riéndose, llegaron a tocarse entre ellos. Las caricias traspasaron al ave, para acariciarse entre ellos, para tocarse las alas, el pelo, o un roce en el brazo. Todos se sentían libres y en ese momento de complicidad se desinhibieron. Bajaron las defensas y un torbellino de sensaciones les envolvió. 


                Volaron todos juntos, de la mano, abrazados, sin soltarse, todos unidos.


                Esa noche, todos durmieron en el suelo al pie de la chimenea. Fénix durmió con ellos, y todos, incluido Abatwa se acurrucaron en su plumas. Esa sería la primera de muchas noches.




12 comentarios:

  1. Genial, amiga! Seguiremos enganchados a tus letras, jaja. Besitos. :-)

    ResponderEliminar
  2. Qué bonita imagen de unión y complicidad entre estos seres de fantasía que viven una aventura tan especial. Seguimos atentos a la continuación, María!! :)
    Besillos de martes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Antes de salir a vivir su aventura debíanunirse. Los peligros a los que se enfrentan son muchos y necesitan su fuerza. Un besillo guapa.

      Eliminar
  3. Me encanta!!!!! Opino como Julia, la unión y complicidad de estos seres es preciosa. Uqn beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias guapa. Esa unión es fundamental. Un besillo.

      Eliminar
  4. Un capítulo delicioso y sensitivo, muy emotivo. La historia necesita de momentos como este, un regalo de paz y unión antes de iniciar la acción de la búsqueda. Una maravillosa lectura, María. Me alegra haber dormido entre el plumaje del Fénix, junto a los demás.
    ¡Abrazo, Compi de Letras!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta no será la prmiera vez. Os quedan muchas aventuras aún que vivir y el Fénix estará con vosotros. Buena Búsqueda. Un besillo Compi.

      Eliminar
  5. ¡Ay! ¡Qué ternura! Sipi *-*
    Esta capi me ha parecido super tierno y muy dulce... Esta lleno de sensaciones mágicas, de un poder precioso, en ese donde conoces el Alma de alguien y te quedas a su lado pase lo que pase... Hasta diría que tiene un punto de lo más sensual...
    ¡Maravilloso, María!
    ¡Besitos Mágicos! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siiii, necesitaban conectar. Espero haber conseguido haceros llegar su conexión. ¿Sensual? Yo también lo pensé cuando lo leí después de escribirlo. Un besillo Guapa. Vaya tute te has dado.

      Eliminar
  6. Un capítulo hermoso llenos de sensaciones. Una unión entre 5 seres mediante esa conexión que es el Fénix. Un capítulo que desborda imaginación en una pequeña y sensorial escena.
    Abrazo, Amiga de Letras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como ya he dicho, deben estar unidos para las aventuras que quedan por llegar. Un besillo Amigo de Letras.

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.