17/5/15

Otra educación es posible

     Hoy quiero hablar de un tema que ha pasado por mis manos últimamente. Leo y me informo de todo lo que tiene que ver con la educación de mis hijas. Y como no, no puedo evitar girar mi atención hacia Finlandia. Ese país de oportunidades, el ejemplo de educación que ahora vemos por todas partes.


    
      La verdad es que te pones a leer sobre el tema y como madre, se te cae la baba de envidia. Envidia sana, por supuesto, eso es lo que se dice siempre para quitarle hierro al asunto, porque, hay que reconocerlo, la envidia es muy mala.

     A lo que iba. Leyendo e informándome de la educación de allí y comparándola con la de aquí, encuentro algunas pequeñas diferencias. De todo lo que he leído, porque he leído mucho, os hablaré de unas pocas, las que más me han impactado o las que más me han hecho pensar.


     La primera de todas, y esto es porque pienso en mis hijas, es que los niños van a clase descalzos. ¡Descalzos! Sé que para algunos esto es una tontería, y estarán pensando que en que tipo de cosas me fijo. Pero es que mis hijas serían felices, mis hijas, estas dos niñas que se pasan el día descalzas en casa, sea invierno o en verano, los zapatos le oprimen. Y sé que ese sería un aliciente para ir a clase. Aunque para que eso pasará aquí habría que cambiar muchísimas cosas.


     Una de las cosas más importantes que he visto es que los profesores son muy respetados, mucho más de lo que son aquí. Allí los profesores son los que sacan las máximas notas. Y lo que dan a los cursos más pequeños son los que más calificación tienen. Allí los padres no los cuestionan, ni les pegan ni los amenazan. Allí el maestro es una persona de prestigio.


   En Finlandia, los profesores no se presentan a oposiciones, no se pasan media vida vagando entre ciudades y pueblos remotos en busca de un empleo cercano a su lugar de origen. Allí son elegidos por los centros, dependiendo de cual es el mejor para adaptarse a su proyecto educativo.


     No sé si esto os parece una ventaja, pero a mi sí que me la pareció. La educación, sus leyes y la forma de inculcarla la eligen los mismos profesores, los mismos colegios. No la eligen los políticos de turno, que según sean de derechas o de izquierdas lo hacen de una manera o de otra. No cambian cada cuatro años porque el que este ahora gobernando piense que así es mejor.


     Lo hacen desde las aulas, desde los niños, desde el conocimiento de profesor, que es el que verdaderamente sabe las carencias del sistema educacional. Aquí tenemos muchos buenos profesores, estrujémoslos, aprovechémoslos mucho más de lo que lo hacemos. Aliémonos a ellos.



     Otra de las diferencias con España, es que la educación en Finlandia es totalmente gratuita, incluido comedor, y libros. Toda la educación, incluida la Universidad. Aquí, no todas las familias pueden permitirse los estudios de sus hijos, y mucho menos llegar a la Universidad y hacer el Máster obligatorio para poder conseguir un trabajo después.


    

    Una de las cosas de las que más se habla, si alguno se ha interesado por el tema lo habrá visto, es que el 80% de las familias se dedican los fines de semana a ir a las bibliotecas. Aquí se ve la implicación de los padres y de las madres por la educación. Los niños toman el gusto por la lectura desde muy temprano, y encima fomentas hacer cosas juntos toda la familia. En realidad no sé en España si la gente va a las bibliotecas o no, pero sí tengo que decir que aquí, en mi ciudad, la biblioteca hace continuamente actividades para los más pequeños, y en las librerías cada vez se hacen más cuentacuentos para los peques.

      En Finlandia no mandan deberes para casa, todo lo hacen en las clases, y no os penséis que tienen más horas lectivas que los españoles, sino todo lo contrario.


     Allí los niños no empiezan el colegio hasta los 7 años. Algo que aplaudo con energía, de hecho creo que podríais oírme desde vuestras casas. Los niños comienzan cuando están maduros para hacerlo. Empiezan con la lectura a los 7 años, y madres españolas no les pasa nada por no saber leer a los 4 años. Y me refiero a ellas, porque a mi alrededor hay un ambiente de superación, de competición para ver a que edad cada hijo aprende a leer. En fin, este es otro tema, del que a lo mejor me atrevo a hablar algún día.


     A lo que iba, los niños, antes de los siete años están en guarderías y se les intenta despertar las aptitudes de cada niño, enseñándoles sobre música, deporte, actividades manuales o artísticas,... Pero siempre se le trata al niño individualmente.


    


    Otra de las cosas que me sorprenden de su educación, es que allí los programas extranjeros de televisión, películas y series, no se doblan, se subtitulan. Con lo que es más fácil aprender otro idioma, y obliga a los niños a leer, con lo que desarrollan más la lectura. Lo que se suele llamar un 2x1.


      Para terminar, decir que hay mucho que aprender del sistema educativo más valorado que hay en este momento. Los políticos deberían ponerse las pilas e invertir en educación, porque aquí es donde está el futuro del país. Hay otras muchas diferencias entre su educación y la nuestra. Para quien quiera más información, encontré un estudio bastante interesante por si os interesa leerlo. Aquí os dejo el enlace La educación en Finlandia escrito por Paul Robert. Yo solo he arañado la superficie.


     Deciros que sí, que se me pasa por la cabeza mudarnos allí, pero luego pienso en el frío que hace allí y el calorcito que tenemos aquí, y se me quita de la cabeza. Aún tengo la esperanza de que se den cuenta los mandamases de este país de que este sistema habría que cambiarlo un poco.




14 comentarios:

  1. ¡¡Ufff!! María...
    ¿Qué te digo? ¿Qué te digo cuando lees todas mis protestas educativas? ;)

    Pues... Mi media de la facul fue de Notable... Sí, podría haber sacado más notas... Pero, a pesar de que soy Maestra de vocación, nunca he comprendido la Carrera de Magisterio. Al menos, en mi ciudad, en mis tiempos, hace casi ya 10 años desde que acabé, nos llamaban los "Corta, pinta y colorea" y lo comprendo perfectamente. Siempre me he preguntado por qué no nos enseñaban a enseñar... Nos repetían contenidos de Lengua, de Mates, de Cono... Pero nunca explicaban cómo debíamos explicarlos nosotros, cómo hacer que los críos se interesasen... Y, empezando por esa base, tampoco me sorprende que no se nos tenga en mucha estima...
    Al final, yo creo que es algo que te nace de dentro, que es innato de aquellas Personitas que son Maestros por vocación... Terminas aprendiendo de otros más mayores, buscando tus propias técnicas, tu propio estilo, tu "yo maestril"... Muchas cosas las he descubierto por mí misma, tirando de intuición, de mis experiencias de cuando era alumna, de lo que no me gustaban lo que hiciesen mis profes conmigo... Y, por supuestos, de Grandes Docentes que me he ido encontrando a lo largo de estos poquitos años que llevo ejerciendo... Hay Maestros fascinantes que no pierden el fuelle, que siguen luchando... Y son capaces de ver en los Novatos como yo ;) quienes sienten esa Pasión y quienes no... Hasta yo lo voy viendo ^^

    Me gusta este tipo de Educación Finlandesa. Me gusta porque permite a los Peques experimentar, conocer el Mundo... Queremos que nuestros críos aprendar a vivir, pero no les dejamos vivir, los encorsetamos... Se busca que todos alcancen los mínimos exigidos, que todos tengan que llegar a metas igualitarias... ¡Y me da rabia! Porque cuando lees los Principios Educativos de nuestra ley, se habla de la diversidad del alumnado, de una educación que debe adaptarse a las diferencias individuales de cada Peque... ¿En la Realidad? Solo son palabras bonitas... Y ese problema viene por tener Programaciones muy poco flexibles (Aunque digan lo contrario), si tienes que dar 15 temas cada curso, a dos semanas por unidad... ¿Dónde sacas el tiempo para hacer otras cosas? ¿Para experimentar? ¿Para que el crío pueda aprender a vivir?

    En fin... Por eso adoro tanto el Programa Educativo en el que trabajo, porque aunque solo son 4 tardes, esta llevado por Maestros y tienes que trabajar competencias... Es la labor del docente realizar las actividades, adaptarlas a los Peques... Por eso no hay en sí una Programación, la haces al final de curso...

    Me gusta lo de los Pies Descalzos... ;)

    Y me encanta todo lo que has escrito... ¡Sigamos luchando por la Educación que se merecen nuestros Peques!

    ¡Besazos! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy totalmente de acuerdo contigo en todo lo que escribes, tanto aquí, como en tu blog. Me alegro que haya un rinconcito en España que se eduque de esa manera. Pero me da mucha pena que no se lleva a otros colegios, ni a otras ciudades.
      Y si, a luchar por una educación mejor.
      Por cierto, en mi ciudad, algunos de los que hacen Magisterio, lo hacen porque tiene una pequeña nota de corte. Así que no son vocacionales. Creo que se debería empezar por ahí.
      Un besillo guapa.

      Eliminar
  2. PD: Siento el tochazo... Pero me... ¡Me he emocionado! xDDD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te preocupes, cuando yo hablo del tema también me tengo que controlar, jeje. Un besillo guapa.

      Eliminar
  3. Perfecto ¡ojala tuviéramos algo así! Pero creo que muy de a poco se están haciendo cambios, a penas suceptibles, pero all vamos.
    Hacen bien estos tipos de info y de post para que haya mucha gente que se cuestione y pida cambios. Y que los padres se enteren y hagan pequeños cambios en su casa.
    Por mi parte mi hija tiene 3, ¡tiene que ir al cole! pero al contrario la puse en un jardin de educación libre, porque quiero que tenga la niñez por el mayor tiempo posible.
    bss
    http://emprendedorasycreativas.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buena idea lo de meter a tu hija en un jardín de educación libre. En mi ciudad no sé si hay. La verdad es que tampoco me informe. Después he estado viendo la diversidad que existe. Pasaré por tu blog. Un abrazo.

      Eliminar
  4. Yo hubiera dado lo que fera porque mis hijos empezaran al cole a los 7 años. Mi hijo aprendió a leer solo antes de los 4 años y no creo que eso fuera lago bueno, más bien perjudicó y algún día explicaré largo y tendido.
    La verdad es que por ahora estudian muy bien y no tengo queja pero menudo pastizal nos hemos ido dejando por el camino.
    Nosotros también íbamos a la biblio los fines de semana, y atodas las actividades culturales posibles, he intentado suplir un poco las carencias del sistema. Un besito y hay tanto por cambiar...tanto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me interesa mucho tu experiencia con tu niño, así que si algún día la cuentas hazmelo saber. En mi entorno, no sé si pasa en todas partes, hay una auténtica obsesión porque los niños lean. Yo soy de la opinión de que cada cosa tiene su tiempo y que no hay que forzar nada. Y sobre todo, que no todos los niños son iguales. Un besillo guapa.

      Eliminar
  5. Bravo por esa educación y por la forma de impartirla. Aquí habría que cambiar no muchas, sino casi todas las cosas :(

    Me ha encantado tu post, está super interesante!! :)

    Besillos de domingo tarde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Julia. La verdad es que cuando lees este tipo de información se te cae la baba y la rabia te inunda por el montón de incompetentes que tenemos en las altas esferas de este país. Un besillo guapa.

      Eliminar
  6. Gran artículo, María.Siento impotencia y me da mucha pena que se valore tan poco la necesidad de la humanidad de evolucionar desde las aulas y a fomentar la educación desde el hogar. No es fácil ir a contracorriente del sistema y el trabajo y los horarios de nosotros, los padres, no nos permiten una alternativa elaborada para paliar las carencias de nuestro sistema educativo. Espero que las cosas mejoren, pero no parece que vaya a ser en un futuro próximo.
    Abrazo, compi.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una pena, si, que los padres busquemos en nuestra casa lo que falta en el colegio. En fin, yo espero que mi hija tope con buenas seños y profesores que le ayuden a tener una buena educación. Porque si tengo que confiar en que cambien el sistema educativo... Un abrazo Compi.

      Eliminar
  7. Mil cosas que decir; mil cosas que cambiar, que mejorar; que hacer posibles.. por ahora tendremos que intentar apoyar en casa y abrirles otros horizontes y otras formas de ver las cosas, y de entenderlas.. Un tema con mucho, muchísimo para debatir. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, muchísimo que debatir. Esta educación que tenemos da pie a ello. Es una pena, pero es así. En fin, como madre, seguiré ayudando a mis hijas a darle la mejor educación, tanto en casa como en el cole. Un besillo.

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.