12/5/15

La niebla VII

     Isabel no podía dejar de mirar aquellos ojos que la penetraban hasta lo más hondo de su ser. Pensaba que sabía perfectamente lo que su cabeza guardaba en todo momento. La tenía hipnotizada. Y él era consciente de eso.

     Un escalofrío le recorrió todo el cuerpo. Seguía mirándola con esa estúpida sonrisa, que ya le crispaba los nervios. En un arranque de fortaleza, se incorporó de la cama y se arrancó todos los cables de su brazo. La sangre empezó a brotar. Hizo caso omiso.


     - ¡¿Qué me estás haciendo?! ¡¿Qué es todo esto?! ¡¿Para qué me quieres?! - Cualquiera podría haber oído los gritos desenfrenados de una mujer histérica, si hubiera alguien alrededor. Pero la casa estaba construida en mitad del bosque.


     Él no se inmutó, ni siquiera intentó detenerla, mientras Isabel se desataba las correas de los pies. Solo la miraba, maravillado por esa fortaleza que no creía que ella poseyera. La observaba como una leona observa a su presa, como un mono observa su imagen en un espejo. Cada vez le interesaba más aquel espécimen.


     - ¡¿Es qué no me oyes?! ¡¿O es qué eres idiota?! ¡Deja de mirarme de esa manera y habla de una vez!


     Isabel ya tenía los pies desatados, sentada en el filo de la cama miraba a su cazador con cautela. Sabía que si echaba a correr él la alcanzaría, se cansaría y no habría ganado nada. Tendría que negociar, que hacerse real, había oído o leído en algún sitio que tenía que decir su nombre y hablar de sus familias si algún día la secuestraban. Y ahí estaba, el amor le había dado paso a la rabia, que hacía que su cabeza funcionara a mil por hora. Pensando, calculando sus opciones.


     - Estás sangrando. - Raúl se acercó lentamente a la parte de la cama donde ella estaba sentada. Le fue a coger el brazo que sangraba, pero ella lo apartó con brusquedad. Lo que hizo que se diera con el cabecero de la cama en la mano, haciéndose más daño aún. Esta vez él se lo cogió con firmeza, mientras no despegaba sus ojos de los de ella. Le limpió la herida que ya no sangraba y le puso una tirita.

  
      Ella se tranquilizó, se olvidó de que estaba allí presa, de que en realidad no estaba por propia voluntad.

     - Gracias. - Murmuró agachando la cabeza, intentando salir del estado hipnótico en el que se encontraba. Quería que volviera la rabia, pero no podía. Él era un estanque de aguas calmas.


    - Tendrás hambre. Vamos te invito a desayunar. - Raúl le dio la mano y ella la aceptó, guiada por sus pasos se sentó en una mesa en una especie de cocina comedor. Empezó a observarlo todo, puertas, ventanas, todo. Nada que pudiera evidenciar lo que quería de ella. Parecía una casa de campo como otra cualquiera. 


     - Necesito ir al baño.

     - Es aquella puerta de allí, pero, - Raúl se acercó a ella, puso sus manos en los apoya brazos de la silla y le dijo pegando su cara a la de ella, hasta casi rozarse, - si lo que pretendes es escapar, el baño no tiene ventanas, y no salgas corriendo porque te encontraría. - Aspiró profundamente. - Tu olor está dentro de mí, muñequita.

     Isabel se levantó lo mejor que pudo, las piernas le temblaban y estaba a punto de vomitar. Las lágrimas se agolpaban haciéndole la visión borrosa, no quería darle el lujo de que la viera llorar. Así que entró al baño, cerró la puerta, y ahí mismo contra la pared, en el suelo, se rindió.

     En la ciudad

     Llevaba tocando un rato, pero nadie abría. Había tocado a su vecino con el que quedaban alguna vez, pero él tampoco la había visto. No sabía si llamar a sus padres. Estaban demasiado mayores para darles un susto sin motivo. De repente un mensaje en su teléfono:

     "Mar no te preocupes, voy a pasar el mejor fin de semana de la historia. Ya te contaré el lunes en la oficina" 

     Algo de aquel mensaje no le terminaba de convencer. ¿Isabel con un tío al que acaba de conocer de fin de semana? Y además, ella nunca la llamaba Mar. ¿Qué estaba pasando?



Capítulo anterior

12 comentarios:

  1. Eso digo yo,¿Qué estaba pasando? Ayyyyyyyyy que me has enganchado. Me gusta mucho como describes el ambiente, logras que me meta en situación. Un besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Me alegro mucho haberte enganchado. Pronto siguiente entrega. Un besillo.

      Eliminar
  2. Muy buena continuación, María. Veremos si Isabel tiene alguna posibilidad de salvarse...

    Un besillo, feliz tarde de martes!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esperemos que todo acabe bien para ella, porque los demás están un poco más "pallá" que "pacá". Un besillo guapa.

      Eliminar
  3. Cada capítulo es una buena muestra de intriga. Genial escenografía, logras volcar al lector en el terreno descrito y acrecentar las ganas de más. Muy bueno.
    ¡Abrazo, Compi! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, espero dejaros con la intriga un poquito más de tiempo. Un abrazo Compi.

      Eliminar
  4. Continúa la historia, con esos ojos azules que a la vez la hipnotizan y estremecen. El hombre, bajo un halo aparentemente amable, tiene sus puntos escalofriantes, como la mirada, la sonrisa, una esa frase que me ha encantado y me ha hecho sonreír por lo buena que es: ''... y no salgas corriendo porque te encontraría. - Aspiró profundamente. - Tu olor está dentro de mi, muñequita.'' Muy buena.
    Por otro lado, la amiga comprende al fin que algo no va bien...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa frase está cargada de significado, tienes un sexto sentido para estas cosas, ya lo irás descubriendo. Muchas gracias Ricardo. Un abrazo.

      Eliminar
  5. ¡¡María!!
    ¡Buah! ¡Qué rayada! ¡Pero de las buenas!
    Muñequita, ¿eh? Sí, sí... Cada vez estoy más convencida del Museo que tienen montando en esa casa de campo... Una especie de taxidermia humana... ¡Yuyazo! ¡Y mucho! #SeSabe

    ¡¡Uiiiix!! ¡¡Sipi!! Soy una adicta a Mentes Criminales, me he visto todas las temporadas e, incluso, más de un capi lo he visto un par de veces... No sé si lo habrás visto, pero el que uno de los que más me impactó fue el del tío que hacía Títeres Humanos para representar una obra... u.u
    Además, ¡soy una enamorada del Doctor Reid! Es mi personajes favorito ;)

    ¡Besitoooos Enormes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, ay, ay que buena intuición que tienes. Eso de Mentes Criminales te abre mucho la mente. Yo también la he visto, capítulo por capítulo. Me encanta. A mi también me encanta el Doctor Reid, es mi personaje favorito. Me encantaría leer a su velocidad. Un besillo guapa.

      Eliminar
  6. Muy buen capitulo, maestría en intriga amiga. Sigo aqui y enganchado jeje. Saludos.

    ResponderEliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.