2/5/15

La niebla VI

     Se había quedado dormida. No sabía porque, pero sabía que no debía dormirse. Abrió los ojos, y lo que vio le devolvió a la realidad. No conocía aquella habitación. Por suerte no había nadie. Echó un vistazo rápido. La habitación parecía de hospital. Todo era blanco, paredes blancas, sábanas blancas, cortinas blancas. No se atrevió a mirar más. Antes de cerrar los ojos se dio cuenta de que estaba unida por una vía a unos botes. Parecía suero, pero no sabía si había algo más.

     Aún llevaba su ropa, estaba incómoda, a pesar de haberse dormido, no se había movido ni un ápice. Intentó moverse un poco, aunque fuera un poco para desentumecerse. Fue cuando notó que sus pies estaban atados a la cama. No sentía presión, no eran cuerdas, pero algo la tenía inmovilizada. Sus manos estaban libres, podría levantarse y desatarse. Pero después, ¿qué pasaría? ¿La estarían esperando? ¿Podría salir sin que la vieran?


      Dejó pasar un rato, pensando, intentando recordar cómo era la casa, pero había mantenido los ojos cerrados durante todo el tiempo. Recordó la frase de su madre: "Isabel, ten cuidado con los ojos azules, que son traicioneros". Se odió a si misma por enamorarse de unos ojos embusteros, por permitirse el lujo de bajar la guardia.


     Oyó ruidos fuera, no se atrevía a abrir los ojos. La puerta se abrió lentamente, notó una presencia a su lado. Una mano acarició su cara, mientras trasteaba los botes y los aparatos que había a su lado. Una voz de mujer:


      - Muñeca eres preciosa, que maravilla de piel. Qué pena que nuestro hermano no nos deje tocarte aún. No sabemos lo que pretende, pero esto no va acabar así. ¿Verdad hermana?


    No se había dado cuenta de que había otra persona allí en la habitación, pero tenía los ojos cerrados y no se fiaba de sus sentidos. Otra voz parecida a la anterior le contestó.


     - Si hermana, ahora tenemos que irnos. Nuestro trabajo no espera, pero esta noche volveremos y entonces Raúl tendrá que contestarnos. Tú eres nuestra.


     Recibió un beso pringoso, después de que le separaran sus rizos pelirrojos de la cara. Se le quedó la baba pegada, una baba pegajosa y húmeda le chupaba la frente. Tuvo el acto reflejo de limpiarse, pero se contuvo. La puerta se cerró. Voces fuera amortiguadas por la pared. Un coche arranca. Silencio.


      Isabel esperó un rato. ¿Se habría quedado sola? Siguió esperando. Abrió los ojos. Un grito ahogado salió de su boca. Sus ojos azules estaban ahí a los pies de la cama. Mirándola, con una sonrisa en la boca. Ella no había oído nada, ni la puerta, ni sus pasos. Nada.


     - Buenos días dormilona.


     Ella no contestó, se quedó mirándolo aterrada.


     - Tú y yo tenemos una charla pendiente, parece que tienes un secreto escondido.


     En la ciudad.


     Se levantó con el sonido de una llamada. El móvil no paraba de sonar. Era su hermana. La llamó para contarle la última pelea con su marido. Ella intentó consolarla lo mejor que pudo. Sabía que era algo pasajero, otra pelea más de las suyas que él arreglaría con unos buenos pendientes de oro blanco. Después de una hora oyendo llantos, maldiciones y amenazas de dejarlo, colgó el teléfono dejando a su hermana más tranquila.


     
    Miró los mensajes. Nada, ni uno. Isabel ni siquiera se había conectado. Eso sí que era raro. Decidió salir a correr y acercarse a su casa, se estaba empezando a preocupar. Muy bueno tenía que ser ese hombre de ojos azules en la cama. Cuando la localizará le echaría una buena bronca.



Capítulo anterior

12 comentarios:

  1. Genial María, esta vez la mujer elegida no es otra cualquiera, las cosas se pueden torcer en esta aterradora niebla, la doble hermana no lo tendrá tan fácil, pero ¿Cuales son sus verdaderas intenciones? Aún es un misterio para el lector... Fascinante.
    Abrazo, Compi! ¡Quiero más! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aún quedan misterios que resolver Compi. Dentro de poco sabremos que es lo que pretenden estos hermanos. Un besillo.

      Eliminar
  2. Viví un momento de puro terror en una breve escena de este capítulo: cuando abre los ojos, segura de que no había nadie en la habitación porque n había escuchado pasos ni nada, y de repente ve los ojos azules; lo sentí a la perfección, fruto de una buena narración impactante. También experimenté repulsión con el beso de la hermana.
    Continúa el misterio. ¿Qué secreto esconde Isabel?
    Aumenta la tensión. La amiga ya se ha preocupado del todo.,,
    Un abrazo, María.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una sensación nueva para mi provocar terror en el lector. No lo había conseguido hasta ahora. Así que me alegro haberlo conseguido. El secreto de Isabel el lector ya lo sabe, y él que es médico lo ha descubierto. Un secreto que puede que le salve la vida. Un abrazo Ricardo.

      Eliminar
    2. Así que el secreto es lo que sospecha. No estaba seguro, pero ahora lo sé... Es la misma Isabel.

      Eliminar
    3. Uy pues no se me había ocurrido, no van por ahí los tiros. Es más fácil que todo eso. Pero ahora me has dado una idea, puede que la utilice, pero no se lo digas a nadie. Puede que te decepcione un poco, se refiere a su resistencia a la anestesia. Ayyy que difícil es escribir sin quebrar las expectativas del lector. Un abrazo Ricardo.

      Eliminar
    4. Jajajaja, para nada me decepciona, María. Me he ido por las ramas, pero si te he dado una idea, genial.

      Eliminar
    5. Me alegro por no decepcionar. Y si, me has dado una idea, a ver a ver...

      Eliminar
  3. ¡María! ;)
    Esta mañana, mientras esperaba para ver a la Doctora, me he puesto a leer este Capi y el anterior... ¡Creo que tenía puesta cara de tensión o algo! xDDD Pero no te he podido comentar, porque ando muy off de datos y no me cargaban u.u Ahora que tengo un Pc a mano, aprovecho *-*
    ¡Aiiiix! ¡Qué fortis! ¡Pero fortis!
    Dos Isabeles en su vida... Mucha casualidad, ¿no? Y lo de las Hermanas... ¡Ahí si que me has quedado patidifusa! ¡Eso si que no me lo esperaba! o.O
    Y... ¿Qué al prota le atraigan los cadáveres con aroma a formol? Más O.o Es que... Ya me lo imagino coleccionando mujeres cadavéricas como quien colecciona Monster High, todas en una habitación, en diferentes posturas, como maniquís... ¡Aarrg! ¡Qué cosa me da!
    Aunque... No sé quién está peor... Si nuestro Querido de Ojos Azules o su Hermana-s...
    ¡Muchos Besitos! ;)
    PD: Secreto... Anestesia... ¡Lo veo! ¡Veo que quizás sea alguien de su pasado! ;P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uyy casi te acercas a lo que quieren los protas de esas mujeres. Me parece a mi que también te gusta Mentes Criminales, jijiji. Mucha intuición. Veremos a ver como continua la historia. Porque no sé quien está peor de todos. Un besillo guapa.

      Eliminar
  4. Muy bueno, he tenido ganas de separarme del ordenador desde que comencé y no he podido jeje. Si fuera una película, el momento en que abre los ojos hubiera sido terrorífico, de esos que te sobresaltan. Juego macabro y fingido, con "hermana doble" incluida. Me ha parecido guay.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro tenerte enganchado a mi chico de ojos azules. Como sigas así en esta mañana te lo has leído. Un besillo.

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.