8/5/15

La batalla



    Bum bum bum bum


    Los tambores sonaban al unísono en un intento de fortalecer el ánimo de los soldados. Yo, de pie entre todos aquellos hombres, dirigidos a la batalla. Armados con espadas y escudos, y poco más. El dinero parecía escasear y las armaduras eran para los caballeros y los de las primeras filas.


     Yo estaba en medio, en medio de aquel revuelto de mortales. Hombres fornidos, muchachos barbilampiños, entre los que me encontraba yo. Mis músculos aún no se habían formado, era enclenque, y si alguno de allí me empujaba con un solo dedo, caería sin resistencia.  La peste era horrorosa, el sudor de hombres que no han visto el agua en semanas, el olor de heridas mal curadas acercándose ya a la putrefacción.

    
     Y el olor a miedo, ese olor que solo yo desprendía. Miraba a los hombres cercanos por si se daban cuenta, pero estaban demasiado concentrados en lo que tenían delante. Yo no sabía lo que miraban. Yo solo veía cabezas y espaldas de otros hombres que estaban igual de concentrados en mirar para adelante.

      
      El sonido de los tambores cesó, una voz lejana empezó a sonar por encima de los soldados. Yo no oía nada. Se ve que el miedo me había tapado los oídos. Los hombres gritaron, un grito de guerra, de mi boca salió un hilo de voz, el hombre de mi derecha me miró, más con lástima que otra cosa.

      
      Los hombres empezaron a avanzar, mis pies se quedaron anclados en el suelo. Solo podía recordar mi último día en mi casa, mi último día con Cateline. Jugábamos juntos desde pequeños, y el día antes de irme, me dijo que me iba a dar mi regalo de despedida para que volviera sano y salvo. Allí en el pajar, escondidos entre los caballos, Cateline se desnudó dejando a la vista aquellos pechos hermosos y turgentes. Tumbados entre la paja nos amamos. Fue rápido, casi un instante. Ella se vistió y salió corriendo. Y a mí me dejó con una sonrisa estúpida y los pantalones bajados.

  
    Los empujones de los hombres me devolvieron a la realidad. Los tambores ahora sonaban más fuerte. Y yo seguía sin avanzar. Me gritaban que me moviera, me daban con sus escudos. Por fin mis pies se pusieron en movimiento. Pero no donde tenían que ir, se movían hacia atrás, lentamente, haciéndose hueco hasta llegar a la última fila, y ahí me quedé parado. Ya fuera de aquella marabunta los observé mientras se alejaban. Uno de ellos volvió la cabeza, no dijo nada, pero noté en su cara el mismo miedo que me atenazaba. Pensé que se vendría conmigo, pero empezó a correr con los demás hombres.

   
    Yo hice lo mismo, corrí, corrí hacia la libertad, hacia la vida, hacia mi querida Cateline.


22 comentarios:

  1. Me ha gustado mucho, de hecho te escriboooo mientras corrooo!!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja como me has hecho reír, de hecho, te escribo mientras rio...

      Eliminar
  2. Dicen que en las guerras no hay vencedores ni vencidos. Quizá el que actúa con el corazón es quien vence... Si consigue escapar. ¡Que triunfe la cordura de unos pocos! Bravo María! Dejaste buen sabor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Generalmente las guerras son por cosas absurdas, mejor que triunfe el amor. Muchas gracias Miguel Ángel.

      Eliminar
  3. Brillante relato, los olores de la muchedumbre están tan bien descritos que te envuelven y te asfixian, la sensación de impotencia de ese muchacho y su breve regresión hacia el amor y el deseo, lo devuelven al lugar donde no quiere permanecer, le inundan las ganas de vivir y correr hacia la libertad. Una estupenda escena con carisma y vida propia. Se oyen los tambores al compás de los soldados y entre todos ellos, el protagonista, inmerso en otras cuestiones de la vida, mucho más sugerentes que la batalla. Me ha encantado.
    ¡Abrazo, Compi! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te haya gustado. Me encanta describir los olores, será porque siempre me evocan algo. Y saber que han llegado al lector, me gusta aún más. Gracias Compi.

      Eliminar
  4. ¡María! ;)
    Llevo la Épica tatuada en el Corazón desde que era una Enana y veía Xena ;P A medida que fui creciendo me di cuenta que una Batalla solo tenía de Épico las Bandas Sonoras a lo Power Metal que mi Imaginación entonaba en mi Mente mientras devoraba libros sobre Guerreros...
    ¡Me encanta tu Relato! Porque es Épico y, al mismo tiempo, tiene es punto real que casi nadie nunca cuenta, ese Miedo que te debe recorrer el cuerpo cuando te encuentras en medio de guerreros brutales, feroces, cuyo única opción es la Muerte, la suya, o la del Enemigo, pero Muerte al fin y al cabo... No soy de las retirada, sin embargo, me ha encantado ese Final... Hay algo en Él que me ha resultado de lo más tierno... Y ha sido que la Libertad tenga nombre de Mujer, de Amor... *-*
    ¡Besines!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay a mi también me gustaba Xena, y también veía Hercules, pero no me gustaba tanto. El amor siempre debería prevalecer ante todas esas atrocidades. Un besillo preciosa.

      Eliminar
  5. Si en las guerras hubiera más desertores no tendríamos que lamentarnos de tantos desastres!! Impresionante, eso sí es un gran acto de valor!!! Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que sí, pero los gobernantes saben exactamente como aprovecharse del pueblo llano. Así nos va. Un besillo guapa.

      Eliminar
  6. La descripción de lo que debe ser el caos y el horror de la guerra para un muchachito convertido en guerrero improvisado me pareció excelente.
    No ´se si es una metáfora que no he pillado o te liaste porque venías de un maravilloso párafo sobre olores, pero justo debajo de lo que menciono dice "El olor de los tambores cesó".
    Es un relato delicioso y el final es magnífico (Pobre chico si llega a caer en un relato mío jejeje).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja antes de nada. Muchísimas gracias por avisarme del error. No era ninguna metáfora. Ya está corregido. Y mira que lo leí mil veces antes de colgarlo, pero bueno supongo que siempre se nos puede pasar algo.
      Uy no sé yo como acabaría el pobre muchacho en tus manos. De todos modos, si lo quieres te lo presto para que sigas su historia. Un abrazo.

      Eliminar
  7. Qué terrible ha de ser esa sensación de miedo atroz antes de un combate, lo he pensado muchas veces. Yo creo que haría como tu protagonista, correr en sentido contrario...

    Muy bueno el relato, María, muy original y bien narrado. Me ha gustado mucho!

    Un besillo, que tengas buen finde :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que también, no me considero una guerrera para nada. Yo me veo más bien viviendo tranquilamente en una corte leyendo libros y bordando. O viviendo en la plebe teniendo hijos como una loca, pero en la batalla seguro que no. Jajaja. Un besillo y feliz finde.

      Eliminar
  8. Me ha gustado tu relato María.
    Con frecuencia contemplando en películas esas batallas épicas, he pensado en el miedo de esos hombres que luchan a veces sin saber ni siquiera el por qué..

    Me ha parecido valiente tu protagonista escogiendo la vida, aunque me entra la duda de qué pasará cuando llegue a su pueblo. Ir contra corriente siempre es difícil y en este caso aún más.
    Feliz domingo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sabemos lo que le pasará a ese muchcacho, pero me gustaría pensar que junto a Cateline escapa, y viven su amora eternamente. Un besillo.

      Eliminar
  9. Muy bueno, María. Me llevaste por los sentimientos y los recuerdos del protagonista.
    Terrible lo joven que era y lo cerca que estuvo de morir en batalla, y más terrible es que tu relato no es de fantasía.
    Ojalá que logre escapar y se reencuentre con Cateline.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que sí que escapa, o eso me gustaría pensar a mi, aunque quien sabe, los desertores nunca son bien mirados en ninguna época. Un abrazo.

      Eliminar
  10. Sorprendente final. Sin ser un final sorpresa, es un final con empaque, que hace pensar y se escapa del tópico. Me gustó mucho eso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más de uno seguro que hizo lo mismo, con más o menos suerte. Muchas gracias Alejandro.

      Eliminar
  11. Eso mismo deberían haber hecho todos. Un beso María

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te creas, seguro que más de una se dio a la fuga. Aunque no sé cual fue su suerte después. Los desertores nunca han sido muy bien vistos. Un besillo.

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.