9/4/15

La prueba del delito



     A cada vuelta del tambor de la lavadora sus ojos giraban. Allí delante no perdía detalle de lo que dentro sucedía. Todo su mundo dependía de aquello. Con prisa, le echó detergente como había visto hacer tantas veces, giro la rueda y le dio al botón que ponía start.
Se miró las manos, el rojo brillante le delataba, se levantó corriendo para lavárselas bien. Entró en el salón, el lugar del delito. Sofá rojo, paredes rojas, todo rojo. ¿Quién iba a saber que el kétchup saldría así de la botella? Diría que fue su hermano, al fin y al cabo él ya era mayor, tenía 5 años.


18 comentarios:

  1. Uy, mi hermano también me hacía esas jugaditas, de echarme la culpa, humor del bueno, un micro cañón. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Jonh. Los hermanos a veces tienen eso, mejor echarle la culpa al otro, son con los primeros que aprendemos. Un abrazo.

      Eliminar
  2. Solo una mami con conocimiento de causa podía hacer escrito algo así. Genial, María!! jajajaa.

    Un beso, que tengas un día estupendo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi aún no me han hecho nada por el estilo, pero todo se andará, tiempo al tiempo, que son muy pillas. Un besillo Julia.

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. No creo que seas el único, o por lo menos eso espero.

      Eliminar
  4. Muy buen final, María, para un micro tan lleno de intriga. Cambias del horror a la ternura en tan solo una línea. Genial.
    Yo también escribí un micro para el concurso aunque no participé porque me pasé de palabras... Está en Tusrelatos, te dejo el enlace por si le quieres echar un vistazo.
    Un abrazo.

    http://www.tusrelatos.com/relatos/daniel-el-curioso?comentarios=2

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Ricardo. Me pase a leer el tuyo y te deje comentario. La verdad es que me hiciste reír. Pobre Bigotitos. Un abrazo.

      Eliminar
    2. Es verdad, María, ya lo leiste y comentaste, jaja. Mira que eché un vistazo a los comentarios y valoraciones para comprobarlo porque tenía la sensación de que ya lo leíste, pero se me pasó al final... Me alegra que te hiciera reír.

      Eliminar
    3. No te preocupes, la verdad es que lo volví a releer, jeje. Tengo memoria de pez. No me gusta esa página mucho por lo de las valoraciones, de pronto sin venir a cuento la gente te puntua mal sin darte motivo. Parece que eso del ranking es nocivo para la salud, jeje.

      Eliminar
  5. Gran micro María, te pones en la piel de alguien que ha cometido un sangriento crimen y luego lo destapas, la piel es la de un astuto niño que a falta de hacer desaparecer la prueba del delito, culpará a su hermano pequeño, genial, tensión resuelta con buen humor.
    ¡Un abrazo compi! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. shshshss ¡Qué destripas el final! Jajaja. Muchas gracias compi por pasarte y comentar. Un abrazo.

      Eliminar
  6. ¡¡¡Aiiiixxx!!! ¡¡Qué bueno, María!! ;D
    ¡¡Se me ha quedado cara de tonta al llegar al final!! Es que... ¡No te lo esperas para nada! Yo andaba imaginándome una cabeza en la lavadora... ¡Y me encuentro con ketchup! ^^
    ¡Besis!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jijiji, una cabeza en la lavadora, ufff creo qeu no se me habría ocurrido nunca. Será defecto de madre, que siemre tengo que imaginarme alguna travesura de algún niño. Un besillo guapa.

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.