21/4/15

La niebla IV

     Las voces habían desaparecido, no se atrevía a abrir los ojos. Intentó escuchar todos los ruidos de fuera. Había grillos tocando su música nocturna. Debían de estar fuera de la ciudad. Un búho se oyó a lo lejos. ¿O sería una lechuza? ¿pero que le pasaba? Estaba secuestrada, drogada, a la espera de algo, a la espera de lo que podría sucederle ¿Y se ponía a analizar el ulular de un ave?

     Sacó todo el valor que podía reunir, la anestesia ya hacía tiempo que había dejado de hacer efecto en todas las partes de su cuerpo. No oía voces, no oía pisadas, decidió levantar la cabeza y asomarse por la ventanilla. De repente solo oía su corazón, era como un caballo desbocado, parecía salírsele del pecho. Primero abrió los ojos. Oscuridad dentro del coche, oscuridad fuera. Solo le llegaba una tenue luz por la ventanilla donde tenía sus piernas. Con un leve  movimiento levantó mínimamente la cabeza. Podía ver lo que había detrás de la ventana. Parecía una casa, una de esas prefabricadas, en mitad de una espesura. ¿Estaría en el bosque? No pudo ver más. Sus ojos azules le taparon la visión.


     Se acercó al coche rápidamente, le había parecido ver algún movimiento dentro. Era imposible, tenía la dosis de anestesia justa para aguantar toda la noche, aun así abrió la puerta y se la quedó mirando. Nada, ni el más leve movimiento. Decidió tomarle el pulso, un pulso demasiado acelerado para estar con anestesia. ¿Se estaría despertando? 


     - ¿Qué haces? ¿Por qué tardas tanto? ¡Tráela de una vez!


     - Creía que se había movido. Habrán sido imaginaciones mías. - Aun así no se quedó muy convencido. La cogió en brazos como se coge a un bebé y les llevó la presa a sus hermanas.


    Intentaba controlar su respiración, intentaba serenarse, le había tomado el pulso y estaba acelerado. Y ahora encima la llevaba en brazos, como se llevan a las novias para entrar en sus casas por primera vez. Se imaginó vestida de blanco, entrando en una casita blanca en mitad del campo, con esos ojos azules mirándola enamorado. Una sonrisa asomó a sus labios. 


      ¿Pero qué es lo que me pasa? ¿Lo habrá visto? Por favor que no lo haya visto, por favor que se crea que estoy dormida. Ay mi corazón, lo está oyendo, seguro que lo oye. Claro que lo oye, su corazón y el mío están conectados. Somos uno. Agggg ¡me estoy volviendo loca!


     Siguió andando con ella en brazos, a pesar de haber visto esa leve sonrisa, a pesar de haber notado sus dedos acariciando levemente su camisa, a pesar de sentir el pulso acelerado. Sabía que ya no estaba dormida. Pero no dijo nada, no hizo nada, siguió andando. 

      - ¡Ay, pero que bonita es! No nos habías dicho que era pelirroja. Es preciosa. ¡Y qué piel! ¿Has visto hermana?

     Las dos hermanas se acercaron a su hermano, sin dejarle apenas caminar, daban saltitos y pequeñas palmadas mientras alababan a su pequeña presa. Él las miró con desprecio, no las soportaba cuando se ponían así, a pesar de deberles todo, en esos momentos las abriría en canal con su bisturí.


     - Dejadme que la lleve a la cama por lo menos. Hay que ponerle la vía y prepararla.


     - No hay quien te aguante cuando vienes con ese humor. Alégrate hermano, esta noche va a ser mágica. 


     Su hermana le dio un pellizco en el moflete y le besó los labios. Su otra hermana no dejaba de mirar a aquella mujer que ahora yacía en la cama. Sería perfecta. Esta vez sería perfecta.


    Él se acercó a la cama y le tocó la mejilla con el dorso de la mano, sus hermanas tenían razón, su piel era una maravilla. Se acercó a su cuello y olió su perfume. En un pequeño susurro, casi inaudible le habló.


     - Sé que estás despierta.





14 comentarios:

  1. Ayyyyyy, lo dejas en el momento de más enganche, así que habrá que esperar. Un besito.

    ResponderEliminar
  2. Se pone más y más interesante a cada entrega!! Ahora parece que el secuestrador y la víctima podrían tener química... será suficiente para que él la salve??? :))

    Espero la continuación con impaciencia, María ;)

    Un fuerte abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca se sabe, a lo mejor él no es tan manso como parece, o ella no es tan tonta como aparenta. Veremos a ver que me susurran las musas. Un besillo Julia.

      Eliminar
  3. Espléndida cuarta entrega de esta inquietante historia, la entrada de esta especial víctima narrada de manera poética, una atmósfera bella y aterradora, fascinante.
    ¡Un abrazo Compi! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Veremos a ver en que se convierte esta atmósfera. Espero no acabar mal con las espectativas creadas. Un besillo Compi.

      Eliminar
  4. Madre mía, muy bueno este capítulo, María. Trepidante narración, como siempre, que no nos deja desviar la mirada de las letras ni un segundo, pues cada párrafo, cada línea, esconde algo nuevo e intrigante.
    Todavía nos dejas con las ganas de saber qué la van ha hacer, pero parece que el hombre está empezando a sentir algo real por ella. Las hermanas están muy locas, y lo demuestras con esas grotescas acciones, no obstante, la protagonista parece que también está un poco fuera de sí, porque mira que seguir ''enamorada'' del hombre con lo que le ha hecho, jaja.
    Por otro lado, este parece que está empezando a sentir algo real por ella... Ya veremos.
    A esperar la quinta parte.
    Un abrazo, María.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ufff la verdad es que en este relato no hay nadie cuerdo del todo. Algunos más que otros desde luego, pero vamos, que están todos un poco idos. Veremos a ver que descurbimos de estos cuatro personajes, pero parece que esto muy bien no pinta. Muchas gracias por tus palabras. Un abrazo Ricardo.

      Eliminar
  5. ¡Ay! ¡Ay! ¡Por Dior! ¡María!
    Lo has vuelto a hacer... ¡Me muero de la intriga cada vez que terminas la entrada! Me quedo con cara de U.u y de saber más, más y más...
    ¡Joder! Y encima... Y es que encima pintas a ese Hombre de tal manera que, ¡leches!, ¡hasta yo me siento tentada a dejarme llevar como una novia! ;P
    Pero... Me produce mucha curiosidad su comportamiento, da la sensación de que, en ocasiones, se arrepiente, quiere algo más con Ella, algo más que lo quiera que le vayan a hacer... ¡Se me pasan mil cosas por la Mente!
    ¡Muchos Besitos! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uy uy uy, no sé yo... a veces los hombres parece que quieren algo y no es eso. No daré pistas. Espero cumplir todas las espectativas, porque me da miedo seguir con la historia, no sé si tendrá buen final o al final acabaré como "Perdidos", jijiji. Un besillo guapa.

      Eliminar
  6. Hola María.
    No he leído tus anteriores entregas.
    Muy interesante la historia y muy bien contada.
    Me imagino que la victima va ofrendar su sangre a los tres, y que estos son vampiros.
    Un gran, gran abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No va por ahí la cosa. No hay vampiros en esta historia, por lo menos no por ahora. Veremos a ver que pasa en las siguientes entregas. Un besillo Lucía.

      Eliminar
  7. Excelente capitulo Maria. Estas logrando un clima escalofriante. Voy enganchado. Felicitaciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jijiji, me alegro. ¡Qué gaas de que lo termines para saber sí te gusta! Un besillo.

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.