11/4/15

La niebla III

     Conducía su coche por una carretera secundaria, esa noche no había luna, el negro lo invadía todo, solo los faros de su coche daban algo de luz a la oscuridad. En la radio sonaba una canción en bucle, mientras él tarareaba su parte favorita.

And you give yourself away
And you give yourself away
And you give, and you give
And you give yourself away


     Un sonido detrás le hizo dejar de cantar y mirar por el espejo retrovisor. Una sonrisa se dibujó en su rostro casi sin provocarla. Imposible que se despertara, llevaba bastante sedante como para aguantar todo el camino, estaba tan hermosa así, dormida, maniatada, con la camisa medio levantada enseñando el ombligo. Estaba perfecta. Se distrajo un poco de la carretera observándola. Estaba feliz. 

      Le encantaba el momento antes de llegar, saboreaba esos ratos con sus mujeres disminuyendo la velocidad, antes de entregarse por completo a su verdadera tarea. Lo demás sucedía demasiado rápido, era algo mecánico, que había llegado hasta aburrirle. Lo hacía por sus hermanas. Ellas lo aguardaban con la ansiedad de un perro aguardando a su amo después de un día de trabajo. Las imaginó babeando para recibirlo, y eso le hizo sonreír una vez más. 

     Volvió a su ritual, a su canción y a su carretera.

With or without you
With or without you
I can't live with or without you

       No abría los ojos, no era capaz de abrirlos, sentía el traqueteo del coche, sentía sus miradas a través del espejo retrovisor, escalofrios le recorrían el cuerpo, sin saber muy bien si era por el frio o por el miedo. Que tonta era. Se había dejado engañar por unos ojos azules, traicioneros, le decía siempre su madre. Y allí estaba con las manos y pies atados, con algo de anestesia encima a la cual era inmune.

      Sí, inmune, lo había descubierto cuando la fueron a operar de apendicitis, cuando sintió como el bisturí le desgarraba la carne, y un grito desgarrador alertó a los médicos. Algo raro, decían, algo excepcional, pero aun así desarrollaba algún tipo de inmunidad que hacía que la anestesia no hiciera su efecto del todo. 

      Había sentido como la levantaba del suelo, como le había tumbado en la cama, y esperándose lo peor solo sintió sus manos rodeándole el ombligo, acariciando su cara, sus ojos cerrados, sus labios. Su aliento cerca de ellos, pensaba que la besaría, pero no lo hizo. ¿Por qué? Ella lo deseaba, quería sentir aquellos labios sobre los suyos. ¿Pero que le pasaba? Estaba aterrada, la incertidumbre la estaba ahogando. A pesar de estar drogada seguía queriendo que la besara. 

       Algo en su interior le decía que no podía hacerle daño, pero esa canción de U2 que siempre le había parecido la más romántica del mundo, esa canción la estaba poniendo de los nervios.

      El coche se detuvo. Él salió del coche dejándola sola, ¿podría escapar? No se atrevió a moverse, no se atrevió a abrir los ojos. El miedo la tenía completamente paralizada. Empezó a oir voces de personas fuera, cerca del coche, cerca, pero no lo suficiente como para entender lo que decían. Parecían mujeres. ¿La salvarían? Empezó a abrir los ojos intentando ver por la ventana, pero la negrura de la noche lo envolvía todo.

      - Has tardado mucho en traerla, la próxima vez tendremos que ir nosotras. Enséñanosla, estamos impacientes.

      Cerró los ojos con fuerza. Toda esperanza se había desvanecido.


11 comentarios:

  1. Me encanta este maquiavélico personaje y lo que más me gusta de él es que sea un esbirro de sus hermanas, un trío fantástico y terrorífico, gran atmósfera en el viaje en el auto y el detalle de la inmunidad a la anestesia de la víctima es genial, me encanta este terror en la niebla.
    ¡Un abrazo compi! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jeje veremos a ver lo que se les ocurre a este trio de locos. Encanta que te guste. Un besillo compi.

      Eliminar
  2. Otra nueva entrega de "La niebla" con su correspondiente dosis de terror, ¡me encanta! Qué toque tan novedoso que ella fuera inmune a la anestesia, creí que sería lo que la salvara, pero ahora no lo tengo tan claro...

    Muy bueno, estás consiguiendo que nos enganchemos a las macabras peripecias de este trío de hermanos!! Espero que haya más partes :)

    Un besillo, María, que tengas buen finde!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te enganches a esta saga terrorífica. No sabemos que papel va a jugar la anestesia en esta historia. Ummmm
      Un besillo y buen finde.

      Eliminar
  3. ¿What? ¿Qué? ¡Oh! ¿Por qué eres tan cruel? ¿Pu qué? #PuppyFace ;P
    ¡Aiiix! ¡María! Te ha faltado el típico "to be continued"... ¡Muérome de intriga! Y vas... ¡Y lo cortas! ¡Zas!
    Ains... ¿Quiere que la siga besando? Curioso, interesante y morboso psicópata de ojos azules... Mira que si la canción de U2 no es más que la melodía de sus remordimientos...
    ¡Besis! ;)

    ResponderEliminar
  4. Madre mía! Merecedor de ser parte de "mis terrores favoritos" ,y sigue queriendo que ka bese!! Menudo sera el desenlace.....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no sabemos que nos deparara. Tendremos que esperar a que las musas me lo chiven al oído. Un besillo.

      Eliminar
  5. Cada vez más tensión e intriga. Vas a lograr que me desespere y tire de los pelos. Sigue esa trepidante narración que te caracteriza; ese buen ritmo frenético que causa tensión en cada párrafo, en cada línea. Se le de una sentada, independientemente de que no sea largo.
    Añades un dato escalofriante: no le hace efecto la anestesia, y lo está percibiendo todo; eso es algo aterrador, además no puede moverse por el miedo.
    Nos dejas de nuevo con la intriga de qué quieren de ella esas dos hermanas. ¡Vaya familia de perturbados!
    Espero la cuarta parte.
    Un abrazo, María.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayyy espero no decepcionar con lo que tengo en mente. Crear muchas espectativas no sé si es bueno o malo. La caída puede ser brutal. Espero que os guste la siguiente parte. En breve la escribo, no vayas a quedarte calvo. Un abrazo Ricardo.

      Eliminar
  6. Muy buen capitulo Maria. Terrorífico. Un taimado victimario y la victima, una muchacha que, casi podríamos decir, se "¿Entrega?". Todo ello ambientado con la música de la mejor banda de rock del mundo. Sigo enganchado. Saludos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una relación diferente entra captor y víctima. Sigue leyendo, hay más sorpresas. Un besillo.

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.