16/4/15

La búsqueda IV

      Todo estaba preparado, en la plaza donde antes habían estado se congregaban muchos seres, Dríades, les había llamado Arien. Pero además de ellos había otros que aunque muy parecidos eran distintos, algunos eran etéreos casi transparentes, otros eran de colores vivos, naranjas, rojos y amarillos decoraban su cuerpo, y otros eran azules. Todos tenían alas, todos menos los dríades.

      Juan se quedó mirando aquel espectáculo de colores, todos aquellos seres se movían despacio, con agilidad. Se estaban saludando, como si se acabaran de encontrar después de muchos años. Cuando Arien entró en la plaza el murmullo y las risas pararon. Arien tomó su asiento y todos los demás hicieron lo mismo. Uno de los Dríades que siempre iba con Arien sentó a Juan a su lado.


       - Bienvenidos a todos a nuestro reino. Ya estamos listos. Todos nuestros buscadores han llegado. La mayoría ya habéis estado aquí, pero nuestro buscador, el buscador de los Dríades es la primera vez que habita con nosotros. Hoy recibirá un nombre, y todos serán presentados. 


      El mismo Dríade que lo sentó, lo levantó y lo puso delante de Arien. Juan estaba nervioso. Estaba de espaldas a todos los demás, delante, aquellos ojos lo volvieron a hipnotizar. Un murmullo empezó a sonar por todo el lugar.


       - Dinos tu nombre.


      Juan supo que contestar, lo tenía claro.


      - Mi nombre es Ellyon. 


     - Que así sea, pueblo os presento a Ellyon, buscador de los Dríades.

     Todos los presentes se levantaron y se inclinaron. Ellyon no sabía que hacer, sentía como el rubor le coloreaba su cara de color verde. Así que hizo lo único que pensaba que podía hacer, se inclinó a su vez. Un murmullo de sorpresa llenó la ensenada. Así que se levantó rápido y miró a Arien en busca de ayuda. No quería ofender a nadie. Ella lo miro en señal de aprobación y le dijo "ahora no es el momento". Se lo dijo, pero sus labios no se movieron. Sonó en su cabeza, era su voz, pero no lo pronunció. ¿Acaso podía comunicarse a través de la mente? No le dio tiempo a pensar más.


      Un ser de color naranja se adelantó y se dirigió a los demás presentes.


      - Las salamandras, hadas del fuego, presentamos a nuestro buscador. Ella ya lleva tiempo con nosotros y ya conoce todas sus habilidades. Está preparada para la búsqueda. Su nombre en la tierra de los humanos es Jara, pero aquí la conocemos como Morrigu, hada guerrera.



     Un hada salió volando más allá de los árboles, todos miraban hacia el cielo, y una estrella de fuego empezó a caer desde las alturas. Cuando parecía que chocaría sin remedio, emergió una luz más potente y Morrigu posó los pies con delicadeza sobre el suelo.
Estaba en medio de la plaza. Todos se inclinaron ante ella. Ella solo asintió con la cabeza, y con una sonrisa le guiñó un ojo a Ellyon, que no podía quitarle los ojos de encima.


      - Las Ondinas, hadas del agua, presentamos a nuestro buscador. Acaba de llegar a nuestro lado, prácticamente es una niña, pero está aprendiendo rápido, y en pocos días sabrá utilizar todos sus dones. En la tierra de los hombres se la conoce como Julia, aquí la llamamos Licke, su mirada es la más dulce que cualquier ser haya conocido.


      Unas gotitas de agua empezaron a caer sobre todos los presentes, y entre ellas apreció volando un hada pequeñita, quizás la más pequeña que Ellyon había visto. Su cara rebosaba dulzura y miraba a todos con cierta timidez. Con un movimiento de manos recogió toda el agua y la hizo evaporarse. Ya en el suelo recibió la reverencia de todos, mientras su mirada iba dirigida más allá de la reunión. Ellyon miró hacía allí, pero no pudo distinguir nada.

     - Los silfos, hadas del aire, presentamos a nuestro buscador. Lleva con nosotros poco tiempo. Pero participó en nuestra búsqueda anterior. Se le conoce en la tierra de los humanos como Isi, aquí la llamamos Edrielle. Tiene el don especial de dar alegría a los que no la tienen. Esta va a ser su última búsqueda. Ha encontrado el amor entre los hombres y pronto quiere traer niños al mundo.



     Una brisa suave acarició a los presentes en la ensenada, una sonrisa se dibujó en sus rostros, que miraban al cielo con los ojos cerrados. Edrielle voló por encima de todos, dejándose llevar por aquel suave viento, hasta que se posó junto a los demás buscadores. Todos le dedicaron una reverencia y ella sopló con delicadeza sobre sus cabezas. Ellyon se dio cuenta de que le había llevado la felicidad. Se sentía mucho mejor, los nervios de toda aquella ceremonia habían desaparecido.

      Pensó que ya no quedaban más seres diferentes, con lo que ya no habría más buscadores. Pero nadie se movía. Todos estaban esperando algo. 


      Desde el mismo lugar del que había mirado Licke una figura empezó a hablar.


      - Yo me presento como buscador. En la tierra de los hombres me conocían con el nombre de Edgar. De eso hace ya mucho tiempo. En la tierra de las hadas me conocéis por mi verdadero nombre, Abatwa. - Mientras hablaba, iba andando hacía los demás buscadores, a pesar de tener alas, no las usaba.

- No tengo ningún pueblo, pero pertenezco a todos ellos. Algunos me llaman el desterrado, pero nadie me echó, soy libre, y vivo según mis normas. Participo en todas las búsquedas y siempre he salido ileso, no todos lo han conseguido. No necesito mostrar mis dones, para los que no me conozcáis aún, sabed que los uso solo cuando son necesarios.

      Abatwa llegó al lado de los demás buscadores y todos hicieron una reverencia. Ellyon no sabía porque, pero esta duró más que las demás. La felicidad que había sentido antes se había desvanecido, dejando a su paso un halo de tristeza que lo envolvía todo. Quería saber más sobre aquel ser, decidió que más tarde le preguntaría a Arien.


      - Presentados todos los buscadores, estamos listos para empezar. Pero antes celebraremos el banquete. Todo el mundo a divertirse.


      Arien se bajó de su silla y empezó a hablar con todos los que allí se presentaban. Eran muchos los amigos que llevaba tiempo sin ver. Ellyon intentaba acercarse a ella, pero no podía. Una voz sonó a sus espaldas.


    - Déjala, ahora no podrá estar contigo. Ven conmigo, te presentaré a los demás buscadores. Yo soy Licke. 


     Una gota de agua voló hasta su cara para detenerse delante de su nariz y tras unos segundos en suspensión cayó al suelo. Licke rio bajito y cogió a Ellyon de la mano. Aún le quedaba mucho por aprender.



12 comentarios:

  1. Me tiembla hasta el pulso... María, no tienes ni idea de lo que acabas de hacer hoy por mí, precisamente hoy, que mis Letras naufragan.
    Lo único que te puedo dar es las GRACIAS desde lo más profundo de mi Alma... Ojalá pudiera explicártelo mejor...
    GRACIAS ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Solo con el hecho de saber que algo he podido ayudar en estos días tan grises es suficiente. Gracias a ti por inspirarme tu personaje. Espero que vaya bien la búsqueda y que tus letras pronto vuelvan a subirse al barco para llevarnos a todos a esos mundos que solo tú sabes crear. Un besillo preciosa.

      Eliminar
  2. No puedo borrar la sonrisa de mi rostro, ni puedo ni quiero, me has inhundado de felicidad este inmenso instante, el relato es una maravilla, una fantasía deliciosa, una gozada! GRACIAS COMPI, mi mamá escritora! 😊
    ¡Un abrazo eterno de tu amigo Abatwa! Me encanta mi nuevo nombre!!! GRACIAS MARÍA!!! 😍

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parece que te ha gustado un poquito. Muchas gracias por tus palabras, también me han dibujado una sonrisa de orgullo en mi cara. Os deseo una buena búsqueda, y que todo vaya muy bien. Un besillo Abatwa.

      Eliminar
  3. Te has superado, María, en todos los sentidos. La historia es maravillosa, delicada y a la vez intrigante, rebosa imaginación a cada letra!!

    Y qué puedo decir del regalo que nos has hecho, ni lo esperaba ni lo olvidaré nunca, ¡¡me parece un detalle precioso y te lo agradezco en el alma!! Me encantan mi nuevo nombre y las caracterísiticas que le adjudicas a mi pequeña hada, ¡adoro el agua! :))

    Mil gracias, preciosa, y enhorabuena por este relato que parte a parte nos ha conquistado a todos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Julia. Gracias por dedicarme esas palabras tan bonitas. La verdad es que no es mi estilo, y me cuesta bastante escribir sobre fantasía. Me alegro que te haya gustado tu personaje. Espero que tengas una buena búsqueda. Un besillo.

      Eliminar
  4. Maria me encanta!! Es una pasada he vivido la presentacion de los buscadores como si estuviese alli mismo!! :)))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta que te encante Virginia. Pronto sabremos más sobre estos buscadores y su búsqueda. Un besillo.

      Eliminar
  5. Ayyyy qué chulada!!!! Me gusta un montón, no me extraña que los aludidos estén con la sonrisa boba,jejeje, menuda ilusión se habrán llevado. UN besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Marigem. Seguiremos en la búsqueda. Un besillo.

      Eliminar
  6. Me ha encantado la presentación de cada buscador, al igual que sus nombres humanos, y me ha sorprendido que haya una especie de liga de buscadores, no me lo esperaba.
    Una cuarta parte que muy amena y llena de fantasía y hadas que aún nos deja con la intriga de qué es lo que han de buscar.
    Un abrazo, María.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta sorprender. Sólo espero seguir sorprendiendo en las siguientes entregas... Un abrazo Ricardo.

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.