12/3/15

Mi nombre


      Cuando empecé este blog, hace aproximadamente tres meses, no sabía muy bien cómo iba. Empecé sin haber entrado en muchos blogs, y sin conocer este mundo en el que me he sumergido hasta el fondo.


      Empecé con la idea de hacer de la escritura mi trabajo, de intentar conseguir lo que siempre había deseado, escribir libros, cuentos, historias, que la gente me leyera y se empapara de mis letras. Que cogieran lo que escribo y no pudieran levantar los ojos de mis páginas hasta que terminaran de consumirlas.



      Cuando empecé no sabía muy bien que nombre ponerme. No sabía si ponerme un pseudónimo o ponerme mi verdadero nombre. Y pensé que me pondría el nombre con el que algún día publicara mi libro aún no empezado. Eso sería lo mejor, para que todo el mundo me conociera por lo que escribo.


      En mi pseudónimo tenía que llevar el nombre de mi abuela. Esa persona que venero y a la que quiero con locura, y a la que me parezco, incluso pudiendo llegar a ser gemelas si no es por la diferencia de edad. Y por supuesto tenía que llevar el apellido de mi madre, esa mujer que me dio todo, que me crio y me cuidó a pesar de todas las trabas que le puso la vida. No puedo seguir hablando de ella porque no habría palabras suficientes para describirla, y podría pasarme la eternidad. Y también de mi abuelo, ese abuelo de los de siempre, que se bebía su chato de vino y todos los veranos se ponía negro por el sol.


      Pero ahora, al pasar el tiempo, y después de pensármelo mucho, he decidido volver a mis raíces. El otro día leí un post de una chica a la que sigo, que se llama Marigem, que hablaba del anonimato en los blogs. Era bastante interesante y me dio que pensar, así que me dije a mi misma, que yo no quería conservar el anonimato. Yo quería ser yo, y que todo el mundo me conociera por como soy. Además de por como escribo, que ese es mi objetivo fundamental.


     En fin, todo esto que os he contado es para explicaros porque mi cambio de nombre. Algunos no se darán cuenta y otros ya me conocerán con mi nombre verdadero. Pero seguiré siendo mama escritora. ¡Ah! Y por cierto, me guardo un poco de misterio para mí, no revelaré mi segundo nombre. Quiero ser un poco Rumpelstiltskin, así que si alguno se atreve a averiguarlo le concederé un relato.

14 comentarios:

  1. En tres meses has recorrido un buen trecho por el mundo bloguero. Interesante la pauta sobre el anonimato. Hay diferentes puntos de vistas al respecto y por múltiples motivos.
    Que tengas una buena tarde Maria.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si el anonimato en el mundo bloggero tiene varios puntos de vista, todos son lícitos. Solo tienes que encontrar con el que te sientas más a gusto.

      Eliminar
  2. Te entiendo muy bien, María. Yo llevo algo más con mi blog, seis meses, y cuando empecé también era la primera vez que me sumergía en este mundo. Poca idea pero muchas ganas :)
    Lo del nombre es una dificil decisión, al igual que elegir una foto con la que darse a conocer. Son muchos detalles que van conformando nuestra identidad en este sitio, verdad?
    Lo que sí puedo decirte es que elijas el nombre que elijas, para mí que te sigo hace algún tiempo ya eres TU, con todo lo que ello implica ;)
    Me ha gustado tu post, me parece lleno de sinceridad, como todo lo que escribes.
    Un beso enorme!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Julia por tus palabras. Me animan a seguir en este mundo caótico y nuevo de los blogs. Un besillo.

      Eliminar
  3. muy honesto tu post, concuerdo con Julia...yo comencé mi blog hace varios años...lo escribia solo en vacaciones,porque abordo solo podía respirar ( mi antiguo trabajo en cruseros)...comencé un blog sobre mis creencias de Fe ...lo cual es muy importante para mi..luego lo hice más profundo en mi blog actual...donde escribo desde mi casa con el tiempo que tengo ahora que cambié de trabajo..mi familia practicamente no saben que escribo...solo los poemas a mi hija,por llevo seudonimo el cual me identifica plenamente por su significado en Hebreo...tu idea y sinceridad para con los lectores es muy importante y aplaudo el hecho,escribes desde el alma,te llena a ti misma y eso es esencial! besosss es un placer leerte!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Ady. Yo cuando empecé el blog tampoco quería contárselo a nadie. Pero me resistí muy poco tiempo. No tengo esa fuerza de voluntad para guardar mis secretos. Y ahora me encuentro donde estoy. Aplaudo tu manera de ver las cosas, porque para mi es difícil llevarlas a cabo de esa manera. Lo intenté y no lo conseguí. Pero la verdad es que ahora me siento a gusto. La cosa está en que nos sintamos bien con lo que hacemso, sea en un sentido o en otro. Muchos besos.

      Eliminar
  4. Me siento muy identificada, yo al principio, no sabía absolutamente nada y mis comienzos fueron a la fuerza. Mi hijo me pidió (iba a decir obligó) Me pidió que publicase mis cuentos, me daba tanta vergüenza que en ningún lugar ponía mi nombre, en todas partes era "La Abuela te Cuenta" poco a poco, he ido poniendo mi nombre y descubriendo cómo dar visibilidad a mi blog. Lo he descubierto todo sola y muy lentamente. Me parece admirable que tú en solo tres meses te hayas puesto tan al día. Creo que en eso la edad hace muchísimo. Lo mejor de todo este camino es conocer personas tan lindas como tú. Besitos guapísima! Poner nuestro nombre es tener confianza en nosotras mismas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Mercedes. La verdad es que aún me queda mucho recorrido y siento que no me entero de nada en este mundo. Meto la pata constantemente y la ignorancia me persigue. Yo intento ir más rápido, pero cuesta bastante. Me alegro de que tu hijo te obligara a publicar tus cuentos. Nos ha hecho un favor a todos los que te leemos. Un beso enorme.

      Eliminar
  5. Hola, María. Curioso lo del nombre. Yo también, al principio, cuando decidí crear mi propio blog, pensé en utilizar mi verdadero nombre: Brad Pitt. Pero pensé que podría llevar a confusión. Aún hay gente que me confunde con cierto actor que, al parecer, utiliza el mismo nombre que yo. Seguro que es un farsante. Ya sabes que los actores de Hollywood casi ninguno utiliza su verdadero nombre. Y si no fíjate en Cary Grant, cuyo verdadero nombre era Archibald Alexander Leach.
    En fin, que aún siendo una decisión personal e intransferible (como las tarjetas de crédito), me alegro de que hayas decidido lanzarte al ruedo con tu verdadero nombre.
    Por cierto, ya he modificado tu nombre en la entrada de mi blog. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pedro. Muchas gracias por hacerme reír en esta mañana alocada que llevo. La verdad es que hay que tener cuidado, porque los actores de Hollywood son muy divos y copian los nombres de gente interesante que se encuentran por la red. Así que ten cuidado, a ver si te copian tu pseudónimo. Un abrazo.

      Eliminar
  6. Hola!!! Muchísimas gracias por nombrarme y me alegra haberte hecho pensar.
    A mí me parece genial que pongas tu verdadero nombre, escribes muy bien, cuentas cosas interesantes y bien dichas y haces bien. Yo ya expliqué mis razones, aunque doy tantas pistas que los que me conocen seguramente sabrán que soy yo. Un besín y siempre es un placer leerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Marigem. Tus palabras me halagan. Lo del nombre es opcional, cada uno hace lo quq emejor le parece. Yo me siento mejor así, y así es como lo haré a partir de ahora. Un besillo guapa.

      Eliminar
  7. ¡María! *-*
    Sea como sea, tú eres Mamá Escritora. Mamá Bloguera. De hecho, creo que es muy lindo ese homenaje que le haces a tu Abuela y a tu Mamá. ¡Es muuuuuy lindo! ¡Y me Además me uno al resto de comentarios... Yo también llevo muy poquito con el blog y también me planteé lo de si poner mi nombre o usar un apelativo cariñoso para denominarme a mí misma... ;P Yo soy yo. Yo soy Campanilla, aunque no me llame Campanilla en realidad... Es decir, que con mi nombre de flor o con el de Campanilla, seguiré siendo yo... Pero lo elegí porque me pusieron el mote en la Universidad (Por llevar cascabeles en las botas... Y por seguir llevándolos en las pulseras ^^) y porque me gusta y me resulta Mágico...
    ¡Besines! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un buen nombre para ti, Campanilla es dulce y mágica, algo que no te falta ni a ti ni a tu blog. Me encanta eso de llevar cascabeles en las botas. Mi hija mayor en verano siempre tiene que llevar tobilleras con cascabeles. Y yo la dejo, así no se me pierde, jejeje. Un besillo.

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.