29/3/15

La niebla II

      Aquella mañana la niebla lo acompañaba. Se había levantado temprano, y cuando miró por la ventana sonrió al ver que el parte meteorológico no se había equivocado. Se afeitó en la ducha con el agua hirviendo, como a él le gustaba. Se echó sus cremas, y se puso los vaqueros que había elegido el día anterior. 

       Estaba nervioso, llevaba esperando ese día un mes entero. Un mes sin niebla, un mes de espera, de seguimientos, de aburrimientos totales viendo como aquella mujer seguía su vida día tras día, su monotonía aburría hasta la saciedad. Una mujer del montón, sin gracia, trabajo entre semana, salidas nocturnas los sábados. ¿Se podía ser más predecible? Sin seguirla, sabía exactamente donde iba a estar en cada momento.



       Salió de casa contento, feliz de estar acompañado por su amiga. Había elegido esa ciudad precisamente por ese fenómeno meteorológico. Aunque esta vez le había hecho esperar demasiado, un mes entero hastiado, desesperado incluso. En el hospital había perdido su carisma. Iba por los pasillos huraño, sin hablar con nadie. El mes de espera lo estaba consumiendo. Las enfermeras ya no lo miraban con adoración, sino con cautela. 


      Pero sabía que aquello pasaría. En cuanto la tuviera en sus brazos, aquello pasaría. Volvería a sus tonteos con las enfermeras y a las partidas de mus con sus compañeros. Y todo volvería a la normalidad. Si todo aquello se llegara a saber algún día sería de las típicas personas de las que dijeran "si era un tipo normal, ayudaba a todo el mundo, imposible saber que haría todo eso".

       Y allí estaba, tan pequeña, tan frágil, tan asustadiza entre la niebla. Buscó el momento perfecto, olió su miedo, y entonces, choque frontal. La llevó a a una cafetería cercana. No le costó nada disimular, la conocía perfectamente. La niebla le había dado tiempo para ello. La esperó en la puerta de su trabajo, el sol ya había salido, le molestaba un poco, pero sabía que su trabajo ya estaba hecho.


     Allí en la puerta, esperando, repasó su plan mentalmente. Todo saldría a la perfección, ya lo había repasado una y mil veces. Era el plan perfecto.


      La llevó a su casa entre zalamerías, ni siquiera se dio cuenta de que seguían un camino predefinido. La engatusó con la cena, tantas veces había visto esa escena en las películas que le encantaba representarlo. Ni siquiera se dio cuenta de que él no bebía. Y cuando cayó de bruces en el pasillo de su casa, sonrió. Sus hermanas estarían orgullosas de él.


      - Ya está lista. En una hora estaremos allí. Tenedlo todo preparado.


     Pudo oír al otro lado del teléfono los grititos de sus hermanas, emocionadas por su nueva presa. 


     Aquellas dos mujeres colgaron el teléfono y se pusieron a dar saltitos de alegría. No entendían la obsesión de su hermano por la niebla. Ellas querían ir más rápido, pero él las hacía esperar. No era justo. Hablarían con él, la próxima vez no iban a esperar todo un mes, y se acercaba el verano. ¿Qué iba a ser de ellas en esos tres meses de sequía? Imposible, o se mudaban o tendría que dejar la niebla olvidada.






16 comentarios:

  1. Bueno. bueno, parece ser que había mucho más tras ese ser que tan bien se maneja entre la niebla, sus víctimas son plato de buen gusto de esas criaturas que tiene por hermanas, una historia que ha crecido en trama y suspense, que se embarca en mares de terror. Genial María, ¿Sabremos más sobre esta familia tan especial? ¡Me encantaría!
    ¡Un abrazo Compi!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, parece ser que tiene unas hermanas que están peor que él. Quién sabe, a lo mejor vuelve la niebla y lo trae de vuelta. Un abrazo compi.

      Eliminar
  2. Hola, María. Veo que has decidido perdonar a tus musas y os habéis reconciliado. Me alegro por vosotras. Hacéis un buen equipo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, se ve, que no se alejaron mucho, espero que no lo vuelvan a hacer, ¡con lo que me gustan a mi mis musas! Sin ellas no podría escribir ni una coma. Un abrazo.

      Eliminar
  3. Me gusta la forma en que vas desarrollando al personaje, dando a conocer más del atroz y cruel asesino que gusta de esconderse y acechar tras la niebla. Como dice Edgar espero que esta familia nos visite de vez en cuando, su historia se adivina apasionante!!

    Muy bueno, María, has creado un clima de suspense perfecto.

    Un beso grande!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver que me cuenta esta familia, y a ver si os puedo contar más de ellos, no sé quien será el peor de los tres... Un besillo guapa.

      Eliminar
  4. ¿Habrá tercera parte? Espero que sí porque tengo que saber que pasa con esa pobre muchacha. Bueno, tendré que esperar...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé, no sé, veremos a ver si me quieren contar algo las musas... Un saludo.

      Eliminar
  5. ay! muy diferente a lo leido , y es bueno eso, misterios y bruma, me encantó...esperaré mas!! besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo diferente es bueno, o eso espero. A ver como va mi imaginación y es posible que la historia continúe. Un besillo Ady.

      Eliminar
  6. ¡Uiiiix! ¡Qué tenemos una familia de psicópatas sueltos! O.o ;P
    ¡Puuuuues... ¡Cómo que me has dejado con muchísimaaaaa curiosidad! A ver... ¿Para qué quieren a la pobre chica? ¿Se la van a comer? O... ¿Le van a hacer perrerías de asesinos en serio? u.u
    A tus Musas... ¡Pliiiiiiis! ¡Sed buenas!
    ¡Necesito respuestas! ;P
    ¡Besitos, María!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja me ha encantado tu idea de comersela, ummm tendré que dejar trabajar a mis musas. Pronto os darán una respuesto. Quién sabe a lo mejor se me da bien esto y todo. Un besillo guapa.

      Eliminar
  7. Y empiezas de nuevo la historia desde el punto de vista del hombre; me ecanta este recurso. La niebla cobra más importancia aún en esta segunda parte, debido al personaje tan bien trazado. Nos narras con sutileza y frialdad los pensamientos y acciones de un hombre evidentemente trastornado, casi de un psicópata, y eso hace que sea aún más estremecedora su lectura.
    Nos dejas con un nuevo misterio, el de las hermanas, algo que me ha parecido, a parte de inesperado, muy interesante y original, al menos de momento: ¿qué estarán tramando?
    Un abrazo, María.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Ricardo por tus palabras. Me encanta las críticas que me haces. Ojalá supiera desgranar un texto como lo haces tú. Con respecto a las hermanas, me tendrán que ir susurrando que es lo que traman realmente. Todo esto es muy nuevo para mi , como ya sabes hablar de amor se me da mejor. Un abrazo.

      Eliminar
  8. Me ha gustado el giro en la historia: Poner ahora de protagonista del capitulo al maléfico Adonis. ¡Cuanta maldad! familia de locos. Sigo adelante, Besin.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aún te queda mucho por descubrir de esta familia de locos. Jijiji. Un besillo.

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.