12/2/15

Sentido del ritmo

   El otro día vi un programa en un canal de televisión que está prohibido en mi casa, pasando de un canal a otro me lo encontré. Un programa de padres y madres cantando con sus hijos e hijas. A mi compañero en la vida - expresión que le escuché a Dani Rovira, me ha encantado y la he adoptado-, le encantan los programas de música. Y a mí sinceramente me encanta verlos con él, él sabe algo, yo tengo un oído enfrente del otro, con lo que me encanta ver cómo me dice que estos cantan fatal cuando yo no lo oigo tan mal, o que otros cantan de maravilla y yo ni me he enterado. Sin embargo todo se pega, y poco a poco voy cogiendo un poco de ritmo musical, o eso creo yo.


     Pues sí, juntos nos hemos tragado todos los operaciones triunfo, y todos los concursos de música que pasan por la televisión. Algunos solo vemos las primeras galas, porque en realidad lo que nos gusta es verlos cantar y no ver toda la morralla que les suelen meter a este tipo de programas. Y por supuesto no nos perdemos Eurovisión.


    A lo que iba, estábamos viendo el programa donde padres y madres cantan junto a sus hijos, cuando salieron a actuar una madre junto a su hija con unas voces increíbles cantando "I just want to make love to you". Los dos estábamos de acuerdo en que lo estaban haciendo de lujo, pero algo no me cuadraba. No entendía muy bien el que, hasta que una chispa me vino a la cabeza. ¡Estaba viendo bailar a mi madre!


     Os lo voy a explicar, yo he heredado el oído de mi madre. Sí, mi madre no sabía cantar para nada, desentonaba y se inventaba las letras, aunque eso no le impedía cantar a pleno pulmón cuando la ocasión lo requería. Pero es que a la hora de bailar le pasaba igual, el sentido del ritmo era ajeno a ella, no era capaz de seguir ninguna canción, eso si, le encantaba bailar. 


     Al ver a esta mujer en la televisión, me recordó a mi madre, y mi cabeza empezó a dar vueltas haciéndome preguntas incontestables. ¿Cuándo mis hijas se hagan mayores yo también perderé el sentido del ritmo? ¿Es algo que va intrínseco al convertirte en madre? ¿Todas las madres canten bien o mal, tengan oído para la música o no, terminamos siendo igual de arrítmicas?


    No me lo podía creer, ya no escuchaba a esa mujer cantar, solo la veía moverse al ritmo de yo que sé que música tendría en su interior, solo me acordaba de mi madre y de cómo me acuerdo de ella cuando veo las películas de los 70, en las que salen mujeres jóvenes bailando en las discotecas del momento.


     Y así me estaba viendo yo, bailando en las bodas de mis hijas como la madre de la novia, sin ritmo alguno, pero bueno eso si, bailando como una posesa. Porque si algo tiene esta familia es que nos encanta bailar, y el sentido del ridículo o la vergüenza, se la comió un perro, o eso decía mi madre.



4 comentarios:

  1. Jajaja, todos nos pasamos de moda, es inevitable!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, eso parece, nuestras hijas se morirán de vergüenza cuando nos vean bailar.

      Eliminar
  2. Hola, te había dejado un comentario bien largo pero ahora no lo veo. Te daba las gracias por tus palabras en mi blog, a veces la vida es tan dura, uffff.
    Respecto al sentido del ritmo, yo de pequeña bailaba muy bien, iba a un grupo de baile regional y siempre me daban papeles importantes pero con los años mi sentido del ritmo se quedó en esas clases y me abandonó totalmente.
    Y del oído, yo no tengo uno frente a otro, directamente no tengo. Mi compañero en la vida(a mí también me encantó la frase,jeje) tiene un oído envidiable, y mis hijos igual, tocan y cantan en un grupo y de pequeños en un coro pero yo...es imposible cantar tan mal como yo, y nunca distingo si alguien desentona.
    A mí los concursos musicales me gustan, suelo ver las galas pero los de niños no me convencen, siento que es una especie de explotación infantil, aunque esta vez salgan los padres. Un besín y cuentas las cosas con mucha gracia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marigem, lo estaba leyendo en la tablet y se me ha borrado, no sé a que le he dado, aún estoy poniéndome al día con las tecnologías, que no nos llevamos muy bien.
      Con respecto a lo que dices de los niños en televisión, estoy totalmente de acuerdo. Queremos hacer a los niños más grandes de lo que son, que crezcan rápido, sin darnos cuenta de que son niños y su deber es jugar todo lo que puedan y más.
      Muchas gracias por comentar. Un besillo.

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.