6/2/15

La vida de un colchón




     Estoy descubriendo sensaciones nuevas, y no sabría elegir cuál de ellas me gusta más. Acaban de desnudarme completamente, huelo a limpio, y estoy recién tumbado en un sitio donde se está muy a gusto.


             
       Ahora siento una suave sensación y un nuevo olor me cubre mi cuerpo, algo cálido y blanco me envuelve hasta hacerme sentir como en casa. Qué sensación de plenitud.  De repente unos piececitos me invaden y empiezan a saltar sobre mí, me hacen cosquillas, y no puedo parar de reír, y esos piececitos se convierten en un cuerpecito que acaba rendido sobre mí, riéndose a mi par. Lo acompaña otro cuerpo un poco más grande que se une a nosotros. Ya están más tranquilos y se apoyan en mis muelles, se acarician y me hacen sentir querido.

              
       Ya se han ido, me han dejado solo, y estoy deseando que vuelvan a venir para descubrirme más sensaciones. Ha oscurecido y dos cuerpos se abalanzan sobre mí, dan vueltas en la cama, y un sabor nuevo me inunda, es algo salado, un nuevo olor me invade, y aunque no sé qué es, me embriaga y me hace sentir deseado.  Algo me vuelve a empapar, y esta vez es algo dulce, su sabor me empalaga y las personas que están encima lo lamen con gusto. Este sabor sí que me gusta de verdad.

            
        Entonces descubro lo que más me cautiva que me hagan, lo que me encanta sentir de verdad, lo que me llena de euforia y no me deja dormir. Las dos personas que hace un momento se movían encima de mí han quedado exhaustas, su respiración se ha hecho cada vez más lenta, y abrazados se han quedado dormidos. Ellos han emitido ese sonido que desde que lo he oído sé que estaré contando los segundos para volver a oír. Los dos han exhalado ese gemido ese medio suspiro antes de dormir, acoplándose a mí, acoplándose a ellos. Ese sonido que solo quiere decir una cosa. Estoy en la gloria.


4 comentarios:

  1. Oh! Qué vida más intensa la de un colchón ^^
    Una historia muy bonita, María. Me ha gustado un montón.
    Un abrazo y feliz fin de semana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Carmen. Me alegro de que te haya gustado. Un besillo.

      Eliminar
  2. Qué grande eres, María!
    Consigues darle vida a un colchón y ponerle sentimientos! Pobrecitos, que también se merecen algunas líneas, jeje

    Besillos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jijiji, la verdad es que lo hice para un concurso donde teníamos que poner que nos gustaba hacer en el colchón. Y yo pensé en darle la vuelta un poquito, jejeje. Un besillo.

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.