10/2/15

No queda nada



     Juana se acercó sinuosa a su marido con el picardías nuevo que se había comprado esa tarde en las rebajas.


     
      - Cariño, no me apetece, además aún tengo mucho trabajo que hacer. Anda, vete a la cama que ya es tarde.


      Juana se fue a la cama con la decepción dibujada en el rostro.  Se puso su pijama de franela y se acostó. Él minimizó los informes y en la pantalla del ordenador aparecieron dos rubias ligeras de ropa.



Siguiente capítulo


25 comentarios:

  1. Tremenda desilusión, conciso y bien escrito, ya es un logro en sí, enhorabuena María! Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, vaya desilusión pobre Juana. Muchas gracias Edgar.

      Eliminar
  2. Él se lo ha perdido y ella quizá haya ganado. Breve y bueno... qué más???

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Si, es posible que quien pierda sea él, pero, ¿cuando se dará cuenta?

      Eliminar
  3. Muy triste, así que muy adecuado al tema del concurso. Sin duda vivimos una era en la que lo virtual prima sobre lo real :(

    Estupendo y conciso relato, muy bueno!!

    Un abrazo y suerte en el concurso :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy triste si, supongo que también llega un momento en el que da pereza esforzarse un poco. Muchas gracias. Un saludo.

      Eliminar
  4. ay!! desgraciado! pendejo!! seguro lo tiene flácido y diminuto! me dió rabia! así hay un montón de machos! que solo son eso machos y animales...eso si es desilusión!...me gustó mucho..siempre me gusta lo que escribes. chocobesosss!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me he reído mucho con tu comentario Ady. Muchas gracias, me alegro de que te guste.

      Eliminar
  5. Pobre infeliz! Cambiar el tacto de piel contra piel, por el frío de una pantalla. Muy bueno! Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es qeu el hombre da hasta un poco de pena, lo que puede llegar perder...
      Un besillo.

      Eliminar
  6. Conozco una situación igual en una pareja amiga. Ella acabó separándose de él y ahora es feliz como una perdiz echada a los peligros. Fantástico, María. Me encanta tu estilo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Fernando. Me alegro por ella, es lo mejor que podía haber hecho. Un saludo.

      Eliminar
  7. Espero que algún día tu prota le eché un buen par y vaya a utilizar el picardías con un esbelto cuerpazo en una noche loca de desenfreno y pasión. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me has hecho reír Ana, Si un buen hombre de verdad que le haga sentir una mujer deseada y de verdad. Un besazo.

      Eliminar
    2. Por cierto, me has inspirado una segunda parte.

      Eliminar
  8. Corto pero impactante relato, donde puede sentirse lo triste de una relación donde se perdió la magia y una de las partes ni siquiera pone de su parte en recuperarla. Besos y suerte, María!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si a veces la pasión se pierde y el problema de todo esto es que no hace nada para recuperarla. Un abrazo.

      Eliminar
  9. Un crudo micro, María, por su realidad. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando lo escribí, no pensé hasta que punto podría ser tan real. Gracias Ricardo. Un saludo.

      Eliminar
  10. Excelente. Me gusta lo bien que plasmas todo en tan pocas palabras (Te apuesto que yo me gasto dos folios sin alcanzar esa contundencia).
    Un micro magnífico, sencillo en sus formas pero demoledor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Jhon, me alegro de que te haya gustado. Gracias por tus palabras. Un saludo.

      Eliminar
  11. Tiene que seguir poniendo la 2º parte . La leeré con atención se intuye que algo puede pasar. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La segunda parte ya está escrita, tienes el enlace al final del relato para que lo puedas leer, jijiji.
      Un besillo.

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.