17/2/15

No queda nada. PARTE II

     - Así que me has engañado. ¿Y me lo dices así? ¿Cómo has podido?

     Juana, de pie, lo miraba como aburrida, analizando su cara, viendo cada gesto, ella de pie enfrente, el sentado en el borde de la cama, con la cabeza entre las manos, las lágrimas le corrían por las mejillas.


     - Tú me engañaste antes. Solo quería que supieras lo que se sentía.


     Él se quedó mirándola desconcertado, su mundo se venía abajo por un error, por una equivocación absurda.



      - Jamás te he engañado. Ni siquiera flirteo con otras mujeres. Solo eres tú, solo me importas tú.


      Juana empezó a reír, no pudo evitarlo, las carcajadas le salían sin más, casi sin pensarlo, no podía contenerlas. Él la miraba como en un  sueño, como si aquello no fuera con él, no lo entendía, su mujer se había vuelto loca. Ella se paró en seco, se puso seria de repente, el dolor le golpeó de nuevo y su cara se transformó en una mueca.


      - Tú me has engañado cada día, cada noche, con todas las mujeres que te ha dado la gana. Y yo como una tonta siempre mirando para otro lado. Pues ya estaba harta, harta de tus desprecios, harta de que no me mires a mi, harta de que mires a otras, que te toques con otras, que pienses en otras. No soy tu muñeca de goma con la que desahogarte cuando ya te has cansado de tus manos.


      - ¿Pero de que estás hablando? No entiendo nada.


      - Ahora no lo entiendes, pero, ¿cómo lo vas a entender? Solo miras por ti, eres un egoísta, te librabas de mi con excusas, no sabes amar a una mujer, no sabes dar sin esperar nada a cambio. Lo único que te interesa son esas mujeres frías, esas mujeres en tu pantalla que no te piden nada, que no necesitan nada, solo tu mirada. 


       - Juana no te entiendo, ¿todo esto es por el porno? Todos los hombres lo hacen.


       - ¡No me vengas con esas! ¡Estoy harta de esa excusa! Me da igual lo que hagan otros hombres, a lo mejor lo harán pero tienen a sus mujeres satisfechas, yo te tengo que rogar que vengas a la cama conmigo ¿A qué mujer de este planeta le pasa eso? Tú eres el de los dolores de cabeza, tú eres el de los cansancios.


       - Yo no me he acostado con ninguna mujer. Tú si te has acostado con otro hombre. - Lo dijo con rabia, incluso con un poco de asco en la voz, las lágrimas ya habían desaparecido.


       - Si, me acosté con otro hombre, sí, porque necesitaba sentir ser amada por una vez, necesitaba sentirme deseada, que alguien pusiera sus manos sobre mí porque quisiera complacerme a mi, no por su puro placer sino simple y llanamente por el mío. Y fue maravilloso, jamás me has hecho sentir así.


       - ¡Cállate! ¿Quieres torturarme?


       - Quiero que entiendas como me has hecho sentir, quiero que entiendas que no soy ciega, que veía cada vez que te ibas a tu pantalla soñada.


       - No es lo mismo.


       - Te lo puedes repetir como un mantra si quieres, pero sí es lo mismo. Ahora te voy a dejar unos días para que lo pienses, para que medites sobre todo. Tú me echaste a los brazos de otro hombre al que ni siquiera quiero, tú me olvidaste en el fondo del armario. Ahora eres tú el que debe decidir. Yo, tonta de mi, aún te quiero, y lo volvería a intentar contigo si tu quieres. Solo tienes que decidir que vas a hacer. Yo estaré en casa de mi madre. No tardes, porque llevo mucho tiempo aguardándote, no voy a esperar mucho más.


Capítulo anterior 





     

8 comentarios:

  1. Qué debate, aquí hay tomate!! Substituir a su mujer por el porno, pobre Juana, pobre hombre necio... ¿Sabremos más sobre este matrimonio en declive? Vengaaaaa! Porfaaaa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno nunca se sabe por donde pueden ir estos dos infelices. ¿Encontraran la felicidad juntos, separados? Quien sabe...

      Eliminar
  2. La verdad es que los entiendo a los dos: que ella se sienta traicionada y que él no crea haber hecho nada malo :( El día que el porno se considere infelidad muchas mujeres tendrán que dejar a sus maridos, pero muchos maridos también tendrán que dejar a sus mujeres. Como dice Edgar, aquí hay tomate y debate!! :)

    Muy bueno, María, una historia con grandes visos de realidad.

    Un beso!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El enfado de ella no es porque su marido vea porno, es porque lo prefiere a estar con ella. Como tu bien dices, el día que el porno se considere infidelidad, no existirán las parejas. Y por suuesto podéis debatir todo lo que queráis, mis personajes están abiertos a ello.
      Un beso y gracias por comentar.

      Eliminar
  3. Uffff, tema complicado. Yo soy radical, ella se merece otro y no por lo que ve sino porque no quiere estar con ella, eso ya no es una pareja. Lo has contado muy bien. Un besín.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando una persona no quiere estar en la cama con su pareja, algo malo hay. Como bien dices, no es por lo que ve, sino por el significado de cuando lo hace. Un besillo. Y gracias por comentar.

      Eliminar
  4. Uiiixx!! Tomate hay, pero mucho, muchooo!! No sé que decir... Y no creo que el problema sea el porno, sino la falta de afecto y mimo que siente Juana... Porque si fuera el porno, podrían compartirlo, así como idea... ;P
    Ay! María... Sí, si que has abierto un debate!! Y lo que es más importante, creo que reflejas la Realidad de alguna vidas de parejas... u.u Y es muuuuy triste! Al menos, a mi modo de ver...
    Besineeeees!! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como tu bien dices podrían compartirlo. En este caso creo que el porno es una consecuencia de un problema más grave que tiene la pareja. Y si que es triste acabar así. Un besillo.

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.