13/2/15

Mi mongola favorita



     El otro día escuche una canción que me encantó, me sentí identificada. Se llama "Mi mongola favorita" y es de "Jamones con tacones". Y pensé, por esto quiero que me hagan una canción, por esto quiero que me quieran.


     No quiero que me quieran por mi cuerpazo, es algo efímero, y muchos dirían que cuerpazo con kilitos de más y una barriga que no tenía antes de tener a mis dos enanas no es.


     Quiero que me quieran por mis tonterías, por las cosas que yo creo que me hacen especial. Por las cosas que son mías y de nadie más. Quiero que me quieran  por las cosas que me gustan de mí y que sean especiales para los demás.


     Quiero que me quieran por bailar a todas horas, porque cada vez que escuche una canción mi culo sea el primero en moverse al compás. Quiero que me quieran por cantar todas las canciones, me las sepa o no a voz en grito, o que me quieran porque canto sola por la calle, sin cascos, y que eso haga que la gente me mire rara.


     Quiero que me quieran por hacer el tonto en cualquier sitio sin importarme las miradas ajenas de desaprobación o de "a esta tía le falta un hervor".


     Quiero que me quieran por bailar con mis hijas en la puerta del colegio, por jugar con ellas a la rayuela o por pintarnos la cara de payaso mutuamente sin importar las habladurías de las demás madres.


      Quiero que me quieran por no cerrar la boca ni cuando la tengo que cerrar, por decir las cosas a la cara y no poder callarme ni a sabiendas de que lo que voy a decir me costará algo seguro.


     Quiero que me quieran por mis celos enfermizos, pero gestionados, que hacen que me enfade por las cosas más nimias, aunque los demás no lo sepan.


     Quiero que me quieran por dormirme a pierna suelta en los brazos de mi amor y que se me caiga la baba mientras lo hago.


     Quiero que me quieran por defender mis ideas a ultranza, esté equivocada o no, sobre todo en lo que a religión y política se refiere.


     Quiero que me quieran por mi forma incondicional de querer a mi familia, y de mi facilidad para perdonar a cualquiera que forme parte de ella.

     Quiero que me quieran por mi forma de reír y llorar al mismo tiempo, por llorar en todas las películas de amor y las que no lo son (El diario de Noa, La milla verde y La lista de Schindler me hicieron mucho daño) e incluso en los anuncios de Unicef.

     Quiero que me quieran por mi amor por las películas y las canciones ochenteras, y que no les importe que vea una y mil veces todas las películas de la época y ya de paso todas las de Julia Roberts.


     Quiero que me quieran por mi amor a la lectura, y por no escucharlos cuando estoy leyendo, y sobre todo por llorar o reír a carcajadas con los libros. Que me quieran por todavía preferir el libro en papel al libro digital. 


     Quiero que me quieran por mi manía de olerlo todo, y de asociar cada cosa, cada momento con un olor.


    Quiero que me quieran por cantar siempre la misma canción mientras cocino, aunque no me la sepa entera y siempre cante el estribillo. 


     Quiero que me quieran por todas esas pequeñísimas manías que sacan de quicio a cualquiera que me tenga cerca (creo que mi hija pequeña las ha heredado).


     Pero sobre todo quiero que me quieran por mí, por como soy y por lo que seré. Así que ya sabéis, si me queréis querer escuchad esta canción y estad atentos a esta mongola.





10 comentarios:

  1. Bueno, también tienes pinta de monillo saltarín!!

    ResponderEliminar
  2. Hola María :) No conocía la canción pero me ha encantado, aunque no tanto como tu texto. Creo que todo eso que describes podría resumirse como "autenticidad", y es genial. Ojalá que no pierdas nunca ese sello personal y que sigas sintiéndote muy orgullosa de cada detalle que te hace ser tú misma. Por cierto, en algunas cositas que otros considerarían "raras" nos parecemos jajajaja.

    Un beso guapa, y feliz viernes!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Julia. Es que las cosas que nos hacen parecer raras son las mejores. Un beso y feliz fin de semana.

      Eliminar
  3. Me ha encantado!!!!!!!!!!!!
    Me gusta muchísimo todo lo que has escrito, y me identifico mucho. Un besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, parece que nosotras las mujeres no son tanta raras parece el rato. Un besito.

      Eliminar
  4. Ay!! *-* La canción me ha enamorado del todo!! ;)
    Pero tus Letras... Me uno a Julia... Es que te leía... Y yo también soy de las que va cantando por la calle, de las que camina como si fuera pisando Nubes y volase a cada paso... De las que hacen caras de Monstruito en el espejo y se ríe sola... De las que hacen mil tonterías y tienen otros mil defectos... De las que quieren que la quieran por las Cositas Especiales... ;)
    Solo decirte que eres un Orgullo para todas las "Que nos falta un hervor, hemos perdido los tornillos y se no ha ido la pinza" *-*
    Y lo más importante de todo... Sigue así! Ni se te ocurra cambiar por nada del Mundo!! Porque el Mundo necesita de Personitas como tú!!
    Un besín!! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Campanilla. Vaya montón de piropos que me has dado. Lo mismo digo, las mujeres tenemos que tener esas cosas que nos hace diferentes y especiales, ¿sino que vida más aburrida? Me alegro de que seas una de esas mujeres especiales, y como me dices a mi, no cambies, hay que dar pimienta a la vida. Un besillo, y me alegro de haberte descubierto una canción.

      Eliminar
  5. Te quiero así..... Locos pero felices..No me importa que digan que perdí el tornillo, me encanta bailar, me gusta ver como sonríe mi hija y sus amigas cuando nos pintamos, disfrazamos o simplemente hacemos cosquillas. Me gusta que seamos libres, dejar fluir la vida, el mundo.... No dejes de ser así María.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las pequeñas locuras son las que hacen que la vida sea mejor. No se pueden perder esos pequeños momentos. Muchas gracias guapa. Un besillo.

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.