1/2/15

Libertad



     Las persianas golpeaban la ventana, el ulular del viento era la música nocturna. El sonido de su ciudad se mezclaba con sus sueños, sueños de un mar embravecido, sueños de palmeras en movimiento, sueños de un nuevo comienzo.


     Se levantó feliz, el aire era símbolo de un nuevo despertar, se llevaría todo lo malo y empezarían juntos una nueva vida. Abrió todas las ventanas, las cortinas bailaban a un nuevo son, y las puertas chocaban al mismo ritmo. Ella, feliz danzaba por la casa ajena a todo, porque hoy, el mundo tocaba para ella.  Hoy todo giraba en torno a su ser, lo notaba, lo sentía, se despojó de todo lo que le interrumpía sus movimientos, ropa por los suelos, zapatillas saltando por los aires.


     Ya estaba completa, cerró los ojos, y se dejó llevar por la canción que le regalaban. De pronto un sonido conocido, algo la descolocó, pero lo ignoró.


     La puerta de la calle se abrió:


     - ¡Hija pero que haces con todo abierto y desnuda! ¡Vas a pillar una pulmonía! Desde luego, a ver cuándo dejas de hacer tonterías. Cuando se te va a quitar el pavo ese que tienes...


     Ya no siguió oyendo, veía a su madre cerrar ventanas y recoger su ropa. Un escalofrío le recorrió el cuerpo. "Pues va a ser verdad que voy a pillar algo". Rápidamente se puso la ropa y ayudó a su madre con las bolsas de la compra.


Foto de Almería sacada de Internet













10 comentarios:

  1. Dulce juventud!!!
    A todas nos ha pasado pero tienes razón: es digno de contarse!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siiii, por lo menos a mi si. Podría ser autobiográfico, aunque en mi caso mi madre se habría unido. Un besillo Paola.

      Eliminar
  2. La libertad, que bella es cuando se cree en ella. Muy buen texto.
    Feliz domingo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Alejandra. La libertad es muy bonita, sobre todo cuando la utilizas. Un besillo.

      Eliminar
  3. Juventud, divino tesoro. Anhelo sus sueños de libertad. Bonito relato. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que para bailar desnuda no hace falta la juventud. Todo el mundo puede hacerlo. Eso sí mejor en verno que no pillemos resfriados. Un besillo Ara.

      Eliminar
  4. Qué bien sienta dejarse llevar de vez en cuando y dejar a un lado la sensatez!! Quizás la sensación sí que merece un pequeño resfriado ;)
    Muy bonito y entrañable, María.
    Besillos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, yo creo que si, que un pequeño resriado es un precio pequeño. Un besillo.

      Eliminar
  5. ¡¡Libertad!! ¡¡Independencia!!
    Y ganas locas de danzar para ti misma, por ti misma, sin que nadie te pueda sancionar ni regañar...
    ¡Entrañables tus Letras!
    ¡Besis María! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son los mejores momentos. Jajajaja. Besillos guapa.

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.