9/2/15

Enfermita

     Yo no me considero de las madres más exageradas con las enfermedades, dentro del nerviosismo que nos produce el ver a nuestros hijos apagados, con fiebre o con cualquier malestar, creo que actúo más o menos bien.

     Y es que yo no he sido una de esas niñas que están enfermas muy a menudo. Tuve la varicela, sí, pero pocas enfermedades más. La primera subida de fiebre a 40 que recuerdo, tenía 16 años, y aún entre delirio y delirio pedía patatas fritas para comer.



     Creo que mis hijas han salido a mí en eso. De bebés no se pusieron malas hasta que deje de darles el pecho ¿casualidad? Juzgad vosotros mismos. Alguna otitis, y algún resfriado o virus estomacal, que por supuesto me pasaron a mí con mucho amor, y cálculo que la que estuvo peor fui yo. Los virus de los niños que existen ahora son letales para los adultos, o por lo menos para mí.


      Tengo la creencia de que la playa lo cura todo, así que intento pasarme todas las tardes de verano que no hace viento en la playa. Aquí es difícil porque el viento se hace notar muy a menudo, con lo que no voy si hace "mucho" viento. Cuando acaban esos días de yodo y sal, y de todas esas propiedades estupendas que sólo te da el mar y el sol, mis hijas empiezan con los mocos, como preparándose para esa larga sequía de juegos en la arena y tragos de agua a mansalva.


     Y la verdad es que no pasan de ahí, este año por ahora hemos tenido suerte, mis hijas no se han puesto malas excepto días sueltos de picos de fiebre y por supuesto los mocos y tos, que no considero ponerse malas, sino el acompañamiento de los días de frío.


    Esto lo digo bajito, no lo escribo en letra más pequeña, por los que no ven muy bien como yo, pero lo digo bajito porque en cuanto digo que mis hijas no se ponen malas, caen.


     Y es que esta tarde sin ir más lejos, mi hija pequeña de dos años se ha levantado de su siesta un poco rarita. Temblaba y tenía las manos un poquito moraillas de frío. La he tocado y estaba helada. Así que le he tomado la temperatura. 35.7. ¿Cómo se puede tener 35.7? Ella de por si es muy calurosa, no soporta que la tapen y en cuanto puede se quita su abrigo. Le he puesto la bata y la he acurrucado en mis brazos, mientras pensaba que podía hacer para subirle la temperatura. Al mismo tiempo, mi hija mayor de cuatro años protestaba porque no estaba con ella.


     Al final se le ha pasado, pero entre medias he hablado con el padre de las niñas que inmediatamente me ha dicho "dale algo". ¿Y qué le doy? No soy muy partidaria de atiborrar a mis hijas del famoso Dalsy o la Apiretal. Es más cuando voy al pediatra le pido encarecidamente que no le mande antibiótico a las niñas si no es necesario. El pediatra creo que se quedara un poco perplejo, porque sé de buena tinta que existen algunas madres que lo piden como si fueran pipas.


     En fin, que después de un rato con mami abrazadas, de poner su película favorita, se ha puesto a gritar ¡Bacalao! como una posesa al malo del Capitán Garfio, y yo he respirado tranquila. Falsa alarma.




2 comentarios:

  1. Hola!!!! Mis hijos ya son mayores pero siempre he sido muy tranquila también, he evitado antibióticos y medicación excepto en alguna cosita y no puedo quejarme. Al segundo le di lactancia mixta, fue prematuro y es una historia muy larga, pero jamás se puso enfermo, su hermana tampoco pero yo con él por su bajo peso y la alimentación tenía pánico y jamás tuvo nada. Y por supuesto, también creo que la playa lo cura todo y como vivo al lado vamos muchísimo, en invierno y verano.
    Un besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que pecho y playa mezcado la mejor de las medicinas. Un besito.

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.