8/2/15

Ama de casa por error

      Como bien dice el título de hoy de mi blog, yo me convertí en ama de casa por error. No fui entrenada para ello. Estaba educada en una casa donde los estudios eran lo más importante, tener una carrera y conseguir un trabajo era mi principal objetivo. Así que nunca se me enseñó los entresijos de la limpieza, nunca se me enseñó a limpiar las lámparas, o las losas de la cocina.


     La casa de mi niñez estaba limpia, si, pero limpiar no era el objetivo de las tres mujeres que las habitábamos. Mi madre trabajaba, y estudiaba a la vez la carrera que no pudo terminar en su momento. Ella era y sigue siendo la persona más culta que he conocido. Ella era y es mi ejemplo a seguir. Leía o hacía crucigramas en sus ratos libres, quedaba con sus amigas, que no eran pocas, y disfrutaba estudiando.


     Así que la limpieza era algo secundario, era lo que había que hacer por obligación, con lo que nunca me ha llegado a gustar. Recuerdo cuando me enseñó a planchar, yo estaba super emocionada, pero ella lo estaba aún más. Me encantaba y ella me dejaba con gusto la plancha. No me duró mucho la verdad.


     Terminé la carrera, empecé a estudiar oposiciones, un camino muy largo y sin ningún fruto a cambio. Estuve trabajando un tiempo, en un sitio u otro, pero nada de larga duración. Así que cuando tuve a mis hijas tuve que dejarlo definitivamente y convertirme en ama de casa.


      Criar a mis hijas es el mejor trabajo del mundo, me encanta, aunque me vuelvan loca o a veces me den ganas de borrar el canal clan de mi televisor. Pero el trabajo que viene con él, el de ama de casa lo odio. Mi prima siempre me dice que no use esa expresión, pero es que realmente lo odio.


      Envidio a todas esas mujeres que se levantan por las mañanas y lo primero que hacen es hacer su cama, esas mujeres que tienen tiempo de hacer un bizcocho, mientras dan un repaso a la casa o limpian las persianas. Esas mujeres que te dicen que van a limpiar las paredes y tu enseguida piensas en la pared de tu salón llena de pinturas rupestres cortesía de tus hijas. Esas mujeres que no salen de sus casas sin poner el lavavajillas y que no meten toda la ropa en la secadora porque se estropea. Esas mujeres que saben coser y les hacen a sus hijos o hijas los disfraces perfectos. Esas cuyo segundo nombre es goma eva.


       Si, lo reconozco, no soy una de esas mujeres, y aunque se supone que tengo todas las mañanas para limpiar, para tener mi casa impoluta, en realidad lo que me apetece hacer es estar escribiendo, leyendo, haciendo puzles o cualquier otro hobby que he dejado aparcado demasiado tiempo en el fondo del armario.


      Además, cuando digo que las envidio, lo digo de verdad, porque ser ama de casa es el trabajo más desagradecido que existe sobre la tierra. Primordialmente porque no tiene un sueldo asignado por hacerlo, con lo cual no te dan una paga extra por conseguir tus objetivos, ni un plus por mejoras, ni por nada. Se da por hecho que todo tiene que estar limpio, y da la sensación de que las amas de casa son como la bruja Sabrina que a golpe de nariz lo tienen todo arreglado. No se ven las horas dedicadas, ni los dolores de riñones.


       Bueno os dejo, porque aún tengo que poner una secadora, preparar los disfraces de carnaval y ayudar a mi hija mayor a hacer la tarea para mañana. Seguro que surge alguna otra cosa, porque el trabajo de ama de casa no tiene ni un día de descanso, pero lo solventaremos con la mejor de las sonrisas. Véase mi modo irónico.

     

8 comentarios:

  1. Hola. Me ha hecho graciala entrada porque parece escritaa por mi madre, jeje. Yo estoy en el camino intermedio,me encanta cocinar y organizar comidas y eventos, y hacer disfraces y manualidades también, pero odio limpiar, fregar los platos y recoger la casa en general. Prefiero estar escribiendo que limpiando azulejos, o leyendo antes que planchando o viendo cierto tipo de televisión. En cambio si que me gusta hacer jabones, manualidades y cosas así, pero a mi ritmo, cuando quiero, y ahora que mis hijos son mayores mi tiempo libre suelo pasarlo caminando, haciendo algo de ejercicio o escribiendo, esa es mi pasión. Un besín y menudo rollo te he metido pero me estaba pareciendo leer a mi madre, que prefiere escribir que limpiar, al contrario que casi todas las señoras de su edad.

    ResponderEliminar
  2. Hola Marigem. Un honor el haberte recordado a tu madre. Seguro que es una mujer sabia, que cuando eche la vista atrás no se acordará de su casa limpia, sino de todo lo que ha escrito, que se quedará para la posteridad. Un saludo y me alegro de que te haya gustado.

    ResponderEliminar
  3. Hay que intentar hacernos a nosotras mismas la vida más fácil, yo voy investigando siempre, lo último ha sido esto y mis brazos y mi espalda me lo han agradecido http://blogofertitas.blogspot.com.es/2015/10/chollo-escoba-mopa-electrica-de-vileda.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por la información. Le echaré un vistazo.

      Eliminar
  4. Hola ! Yo también odio ser ama de casa.
    Es algo que me esta enfermando lentamente, si bien mi pareja gana buen dinero, esta vida de ama de casa me esta matando vivo aislada, estoy siempre con mis hijos. No hago otra cosa que cuidarlos. Justo ahora se hacercan las fiestas don de la gente se reune se junta y yo no recibo ni un llamado de nadie. La ama de casa no tiene nada interesante que contar en la sociedad somos como personas nulas a las que nadie busca para tratar a no ser otra ama de casa. Yo las odio soy ama de casa a la fuerza, me estoy enfermando es como algo de lo que no se como escapar. Ayuda !!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad que es difícil ser ama de casa, pero supongo que también es como lo tomes. Intentar hacer cosas además de estar en casa como salir a andar, hablar con las mamás del cole, hacer cosas que te gusten te ayudan muchísimo. Lo mejor es no encaerrarse en el mundo de la casa.
      Un besillo y suerte.

      Eliminar
  5. soy ama de casa hace 20 años y tiene sus pro y sus contras. x 1 lado es lindo ocuparse de todo y ver crecer a los hijos, x otro, te agobia el hecho de q todo el día barres, lavas platos, ollas, sartén xq se cocina varias veces al día. también es aburrido pues hay días en q se hace poco, pues no quitas todos los días vela de araña o polvo de la ventana, eso se hace 1 vez x semana al igual q encerar muebles. de todos modos, no es tan malo trabajar en la casa si al menos 3 veces a la semana haces algo para ti misma, ya sea tomar el té con amigas, ir al gimnasio o al cine con tu esposo. es cuestión de no caer en la rutina.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Reconozco que todo tiene su lado bueno y su lado malo. Hay que verle lo positivo a todo en la vida.
      Un abrazo.

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.