18/1/15

Regalitos de recién nacidos

     Miro por Internet regalos para embarazadas y nos encontramos regalos desde los más originales hasta los más clásicos. Regalos con el nombre del futuro bebé en cualquier cosa que se te ocurra. Y sobre todo lo que está más de moda ahora, la tarta de pañales. Si, existen millones de tutoriales para que las puedas hacer tu en casa, o las puedes encargar en tiendas online. 

      Cuando estás embarazada de tu primer hijo, todo te gusta, todo te hace ilusión, y cualquier cosa que veas la ves súper útil. Yo personalmente hice una lista de bebés para que así la gente pudiera regalarme lo que yo quería. Cuando tuve a mi primera hija no estaba de moda aún la cesta de pañales, así que no recibí ninguna. 



     Pero cuando nació mi hija y empecé a usar todo lo que me habían regalado, me di cuenta de que no todo lo que hay para bebés es fundamental. Se puede vivir sin muchas de las cosas que en un principio nos parecieron fundamentales y necesarias.


     Antes de yo tener a mis hijas, una amiga tuvo a su bebé, ahora mismo no me acuerdo de lo que yo le regalé, pero recuerdo con total claridad una tarde en la que estaba dándole ella el pecho, y yo sentada a su lado, haciendo la visita de rigor al recién nacido, me dijo: "el mejor regalo que me han hecho ha sido una olla de comida". En ese momento pensé que mi amiga exageraba. ¡Con el montón de regalos bonitos que tenía! ¿Y ella me decía que el mejor regalo era una olla de comida?


       Cuando mi hija nació lo entendí todo. Como mamá primeriza estaba todo el día ocupada, que si los gases de la niña, los masajes para el cólico, el baño, el pecho a demanda, y mi hija demandaba, ha echado la niña, cambios de ropa para mama y bebé,... Y así sucesivamente, hasta que se te acababan las horas del día y empezaban las de la noche. No podía creer que me faltara tanto tiempo. 


      Y vino mi salvación en una bolsa llena de tupperware. Recordaré esas comidas hasta el fin de mis días. ¡Qué bien nos vinieron! Fue el mejor regalo que me habían hecho. Que era tiempo para mi bebé y para mí. En un momento en el que las hormonas las tienes disparadas, en un momento en el que te encuentras horrible y no puedes ni darte una ducha en condiciones, en un momento en el que todo se te viene encima y lloras por tonterías. El mejor regalo era tiempo para mí, era un pensamiento para mí, era un momento para mí.





    

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu huella. Me encantaría leerla.