3/1/15

Mañana será otro día

     Estoy en blanco, miro la pantalla y sólo veo blanco, las palabras no me llegan a mi cabeza, o más bien me llegan desordenadas, un cúmulo de ideas sin sentido y sin ningún orden. 

      De fondo oigo a los niños jugando en la calle, y durante un momento, o lo que me parece a mí un momento, me centro en sus voces, sus risas y sus cantos. Ana Iris suena con fuerza en mi cabeza, mientras no oigo otra cosa, sigo divagando de un tema a otro, pero nada en concreto.



     Pienso en mis hijas, en como se portan, nada, ideas inconexas que no llegan a tomar forma, pienso en mis sueños, últimamente demasiadas muertes, apariciones y pesadillas, y nada, mente en blanco. Intento inventar algo, recordar los libros que leo en busca de alguna idea perdida. Releo una y mil veces las ideas sobre las que quiero escribir. Tengo una lista donde voy apuntando conforme se me ocurren. Nada, mi mente en blanco.


     Y lo que es peor aún, está aletargada, desordenada, sin conexión ninguna. Mis neuronas deben de estar dormidas esta mañana. No reaccionan ante mi incansable búsqueda. 


      Y vuelve mi Ana Iris de mi alma, debe de ser la niña que parte el bacalao en los juegos del patio. Mis hijas de fondo pidiendo zumos, y su padre intentando que recojan sus juguetes. Y yo aquí sentada delante de la pantalla en blanco, casi fluorescente que restalla en mis ojos cada vez que la miro. Cierro los ojos y la sigo viendo. No desaparece, está coaccionando a mis neuronas, mi cerebro no quiere pensar.


     Os hago partícipes de este caos monumental, de este colapso cerebral, y os pido perdón por estas ideas sin sentido que desparramo por el teclado sin apenas pensar, sin darle vueltas, sólo sabiendo que mi mente está revuelta.


      Gritos de niños, patadas a balones, silbidos de mi hija mayor, palabras de paciencia en el progenitor, y sonidos de juguetes recogidos en cajas,... y yo sin ideas, divagando, soñando, estrujando palabras, frases, enlaces, comas y puntos.


      Entre una de esos pensamientos me viene a la mente la imagen de una película, Escarlata cerrando la puerta de su gran mansión y diciendo: "Después de todo, mañana será otro día"




6 comentarios:

  1. Hola María, cuanto tiempo sin venir, según García Márquez, un escritor debe estar en plena forma física, emocional, y con una salud optima por que escribir es una tarea muy ardua, tanto como cuidar a los hijos, queman mucho, aunque la gente que no es padre crea que no, son 24 horas de entrega, a veces la mente se nota aletargada, algunas entradas salen clavadas, perfectas, sería bueno analizar que tal estábamos de ánimo y fuerzas ese día en concreto y quedarnos con lo bueno de eso, genial entrada.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jonh, aunque quisieramos, es verdad que nuestro estado de ánimo no es el mismo. Y eso se nota en nuestros relato. Porque los que escribimos, sabemos que aunque las historias que contamos no van de nosotros, si metemos parte de nosotros en ellos. Muchas gracias por pasarte. Abrazos.

      Eliminar
  2. Suele pasar que en ocasiones las musas se alejan de nosotros... pero solo se toman un respiro... no pueden vivir sin alimentarnos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ha encantado eso de que las musas no pueden vivir sin alimentarnos. Me da que pensar. Espero que las mias esten muertas de hambre. Un saludo Sergio.

      Eliminar
  3. No lo dudes, María, mañana será otro día. Habrá nuevas oportunidades, nuevas ideas, nuevos problemas que solucionar, nuevas voces infantiles en el patio... un nuevo día de tu vida!! :)

    No serías una auténtica escritora si no experimentaras alguna vez "el bloqueo del escritor", así que no ha sido tiempo perdido, ha sido una confirmación. Y de todas formas tus letras desordenadas también me gustaron!!

    Un besillo María, y feliz noche de jueves.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Julia. Supongo que a veces nos encontramos con bloqueos que no nos dejan seguir adelante. Llevaba tanto tiampo sin escribir, que ahora que me he puesto, las ideas se me acumulan y hay veces que se hacen un lio en mi cabeza dejándomela totalmente en blanco. Muchas gracias.

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.