11/1/15

Hijos perfectos

     No sé si alguna os habéis encontrado con alguna madre como de las que yo voy a hablar hoy. Y es que ya me he encontrado en mi vida con unas cuantas iguales. Son esas madres que tienen súper hijos.

     Me explico mejor. Yo, cuando hablo de mis hijas, generalmente hablo de sus trastadas, de su forma de no comer, y de muchas otras cosas que en ese momento me preocupan y comparto con otras madres. Otras veces las cuento como pura anécdota, y alguna vez comento lo bien que duermen mis hijas, para compensar, ya que parece que solo hablo de las cosas malas. Así que de vez en cuando las piropeo, porque también se lo merecen.



      En estas conversaciones me he encontrado con muchos tipos de madres. Las que me dan consejos para solucionar los problemas, las que me dicen lo que han hecho con sus hijos, porque a ellas les hacían lo mismo y les ha dado resultado, las que me cuentan algo de sus hijos que para ellas es mucho peor que lo que han hecho las mías, y a veces lo son. Pero las madres a las que no puedo aguantar, esas que me ponen de los nervios son las de los hijos perfectos. 


      No sé si alguna vez os habéis encontrado con ese tipo de madres, pero yo huyo de ellas. Las primeras veces que me las encontré no le di la mayor importancia. Yo empezaba a contarles algún problema o alguna trastada que hacía mi hija, porque entonces sólo tenía una, y ellas me contestaban que nunca habían tenido ese problema porque sus hijos se lo comían todo, dormían en su cuarto solos desde los dos meses, con el súper método Estivill, o cualquier cosa que sus hijos hacían  a la perfección. 


      Luego tenía a las que evaluaban y evalúan las capacidades de mi hija, pues no sé cómo no es capaz de subirse al tobogán con la edad que tiene, mi hijo lo hace desde que tenía… y así sucesivamente. Como oí por ahí alguna vez a otra madre harta por ahí: "es que a su hijo lo van a llamar de la NASA para trabajar".


     Estas realidades alternativas no se sostienen mucho tiempo, porque los niños no son perfectos, y son niños, y juegan, tienen rabietas, tiran o rompen cosas, lloran sin motivos, etc. Así que las madres se agarran a la típica frase de "mi hijo nunca se comporta así" o "mi hijo nunca hace esto". Que si, que las primeras cinco veces me lo podía creer, pero o yo soy el gafe de esas madres o su hijo o hija se comporta así siempre.


     En fin, solo decir, que todas sabemos lo que es tener hijos pequeños, que los niños son niños y no pueden esconder su naturaleza, ellos son como son, y a los padres y madres nos toca guiarlos en la medida de lo posible para que se conviertan en buenas personas. Este trabajo es el más difícil con el que yo, personalmente, me he topado, con lo que un poco de ayuda y consejos nunca vienen mal. Y si otra madre ya ha pasado por eso seguro que alguna idea nos puede aportar.


    

2 comentarios:

  1. Tienes toda la razón los niños son trastos y se comportan a veces mal. Pero claro los padres tienen que manejar las situaciones para que los niños se comporten mejor. Es inevitable que un niño sea niño siempre. Lo difícil es manejar a los adolescentes que cuando no se les ha corregido antes se le deje hacer lo que les dá la gana. Un abrazo .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ufff es un tema interminable, porque cada uno tenemos nuestra visión de como educar a nuestros hijos. Y la verdad es que no siempre coincide, pero también hay que saber ver sus defectos y sus virtudes.
      Gracias por pasarte por aquí.
      Un besillo.

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.