10/12/14

Niños consentidos

     Cuando tienes un bebé una de las primeras cosas que te dicen es que no los cojas porque se acostumbran a los brazos.

     Yo me imagino a mi hija con 20 años enganchada a mis brazos como un koala, porque cuando era bebé la tenía en brazos todo el tiempo que quería y más.



     Y es que creo que cada edad tiene su momento. A mí, que me gustan tanto los bebes no concibo la idea de tener uno y no estar todo el rato achuchándolo y dándole besos. Eso sí, me contengo con los bebés de las demás personas. Pero con las mías no. Ellas son mis bebes y nadie me va a decir cuánto es el tiempo estimado que tengo que tener a mi bebé en brazos para que no se acostumbre a ellos.


    ¿Qué pasa si se acostumbra un bebé a mis brazos? ¿Que no tendré tiempo para planchar la ropa o para fregar los platos? Pues ya lo haré, y si tiene que ser con ellas encima pues ya está. Seguro que no soy la primera ni la última. 


     Las madres tenemos que estar justificando siempre lo que estamos haciendo, si cogemos demasiado a nuestro bebé ya tenemos que soportar esas miradas de medio lado y esas tosecillas de "Lo está malcriando".

Porque si, las madres nos tenemos que hacer a la idea de que estamos malcriando a nuestros hijos, porque nunca llueve a gusto de todos.

      Y es que sólo tienes un año para disfrutar de tu bebé, después se convierten en niños. Luego ya son demasiado mayores para querer quedarse en tus brazos más tiempo del estrictamente necesario. Ellos empiezan a andar, quieren su autonomía, quieren jugar y no quieren estar en tus brazos mientras tú los miras con cara de boba.


     Por eso cuando mis hijas, de dos y cuatro años, se duermen en el coche y las tengo que subir en brazos hasta la casa, me deleito en ese pequeño paseo. Disfruto de ese momento de auténtico desplome, de ese abrazo somnoliento.

  
     Hay mucha gente que dice que consentimos a los niños por cogerlos en brazos, pero no saben la auténtica realidad, que es que las que estamos consentidas somos las madres, porque es un auténtico placer tener a tu bebé en brazos.



6 comentarios:

  1. Eso es darle cariño a los hijos, si después los educas en el "gracias", "por favor", seran buenas personas. Llevas toooooooda la razón.

    A.H.

    ResponderEliminar
  2. Pues mi hijo es un consentido entonces.
    Y mientras me deje seguiré cogiendole, abrazandole, dándole besos y disfrutando de su contacto.
    Porque no creo que haya algo más maravilloso y que más paz me haga sentir en este mundo.
    No hay nada más bonito que demostrar el amor a un hijo.
    Y el que piense que lo estoy malcriando me da igual.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo contigo. Mis hijas son dos consentidas más. Achuchadas hasta la extenuación. Un beso.

      Eliminar
  3. Yo los he requeteconsentido, y no me arrepiento. Es más, soy una pesada que a la mínima los achucho, que sacan una buena nota, achuchón al canto, que les pasa algo triste, achuchón...pobrecitos, pero eso que me llevo,jejeje. A los hijos hay que quererlos y demostrárselo, yo los cogí muchísimo y mientras el médico note lo prohíba por un problema de salud o algo así es lo mejor que podemos hacer. Besos guapa, y qué edades tan bonitas tienen tus niñas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es qe me encanta cogerlas, achucharlas, comermelas a besos, aprovecho cualquier momento para todo eso y más. Y es que son lo mejor de lo mejor. La verdad es que ahora están en todo lo suyo. Un besillo guapa.

      Eliminar

Deja tu huella. Me encantaría leerla.